5 consejos para formar niños que les guste leer… incluso en vacaciones

Inicio » Cómo aprenden los niños » 5 consejos para formar niños que les guste leer… incluso en vacaciones

5 consejos para formar niños que les guste leer… incluso en vacaciones

Daniel Willingham, padre, psicólogo y autor del libro “Criando niños que leen”, hace algunas recomendaciones prácticas para fomentar el gusto por la lectura.

Escrito por: Camila Londoño

julio 13, 2018

1
Foto:

Brightly

Daniel Willingham, psicólogo de la Universidad de Virginia y autor del libro Raising Kids Who Read (Criando niños que leen) es un fiel defensor de la lectura, pero no sólo por su importancia en el ámbito académico. Daniel es un defensor de la lectura porque para él, es un valor. “Si el objetivo es ser un buen ciudadano o la meta es ganar mucho dinero, puedo pensar en formas más directas de alcanzar esos objetivos”, asegura el psicólogo en MindShift, aclarando que la lectura, para él como padre y experto, va más allá del éxito en sí mismo. “Para mí es un valor familiar. Es algo que amo, algo que considero importante. Creo que gano experiencias que no ganaría de ninguna otra forma en virtud de ser un lector. Y, naturalmente, quiero que mis hijos lo experimenten”, explica Daniel, quien en su libro ofrece consejos para que los niños elijan la lectura por encima de otras cosas.

Aunque sus consejos están orientados principalmente a los padres que quieren fomentar el gusto por la literatura en sus hijos, el psicólogo ofrece una mirada al fomento lector en general, una mirada que puede ser práctica tanto para ellos, como para los profesores que a diario trabajan por conquistar a sus alumnos con la lectura. ¿Y qué es lo que sugiere el autor?

1. Una de las cosas que resalta es la importancia de fomentar el amor por la lectura desde muy temprano.

Para esto, es vital convertirla en algo placentero. Los padres pueden hacerlo al diseñar situaciones donde el libro y la lectura estén asociados a momentos agradables. Un ejemplo de esto es leer en voz alta en un momento familiar positivo. Es clave, dice el psicólogo, instalar en la familia las ganas por aprender cosas nuevas sobre el mundo y asociar esto a la lectura.

2. A los padres que utilizan incentivos para que sus hijos lean, Daniel les recomiendan que no utilicen esta estrategia como primera opción.

Existe la posibilidad, dice él, de que el niño piense que la única razón por la que leer, es porque recibe algo a cambio. Entonces, cuando las recompensas se acaban, el niño puede pensar que leer no tiene ningún sentido y que sólo lo hacía por el placer de acceder a la recompensa.

3. No hay que olvidar la importancia del autoconcepto, dice el psicólogo.

¿A qué se refiere con autoconcepto? Básicamente a la forma como los niños se ven como lectores. Ellos pueden saber que leer es bueno y que la lectura puede ser un medio para fortalecer ciertas competencias. Sin embargo, no leen. Daniel compara esto con el brócoli. Una persona puede saber que esta verdura es sana, pero si no le gusta, no hay mucho que hacer al respecto… con base en esto, Daniel rescata la importancia de hablar acerca de las actitudes que tienen los niños hacia la lectura y no olvidar el autoconcepto como algo esencial. Los niños tienen que verse como lectores, de lo contrario, la lectura sólo se vuelve una obligación. ¿Y cómo se pueden ver a sí mismos como lectores? Esto se asocia mucho al fomentar el amor por esta actividad desde los primeros días de vida.

4. Daniel también habla de las novelas gráficas como un medio para fomentar la lectura en los más jóvenes.

Aunque se han vuelto más comunes en los últimos años, él considera que puede ser una puerta de entrada para aquellos jóvenes que creen que la lectura no les ofrece nada. A través de éstas, pueden llegar a otro tipo de lecturas, y si no lo hacen, dice el psicólogo, él se sentiría conforme si la novela gráfica se convierte en el pilar de lectura de sus hijos.

5. Un gran desafío es lograr que los niños lean en vacaciones, por eso, él recomienda algunas estrategias:

Una es poner libros en espacios o ambiente donde no hay mucho que hacer, como el auto o el baño. “Mi esposa es profesora y le dice a los padres todo el tiempo: ponga libros en el baño de sus hijos. Y es sorprendente lo que leen los niños cuando hay libros en el baño”, cuenta el psicólogo en una entrevista a MindShift. La segunda cosa que se puede hacer es “empobrecer el ambiente”. Aunque Daniel asegura que no le gusta utilizar ese término, la idea de hacer esto significa básicamente restringir el uso de otras cosas que pueden “ganarle” a los libros. Restringir el tiempo de pantalla es una versión obvia de eso. También recomienda que, cuando un niño no quiere tener una siesta, se reemplace ésta por un tiempo de silencio y tranquilidad. “Ese es un momento en que un niño que es demasiado pequeño para leer podría estar mirando libros ilustrados”.

En vacaciones, otra buena forma de lograr que los niños lean es estructurando algunas cosas y diseñando categorías de actividades que pueden hacer los niños. Las categorías pueden estar asociada a las labores del hogar, a las actividades al aire libre o los tiempos de descanso al interior de la casa, momento en el cual pueden jugar o por supuesto, leer. “Esta es una forma de hacer una restricción suave de la actividad de los niños como una forma de alentar la lectura”.

Con las estrategias indicadas, los niños podrán ver los libros como una fuente de aprendizaje, pero sobre todo, como una fuente de entretención. Padres y profesores deben trabajar de la mano para que esto sea posible y esto significa, unir fuerzas y estrategias para que lo que suceda en la escuela tenga un impacto en la casa y viceversa.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2018-07-13T17:27:57+00:00 julio, 2018|Cómo aprenden los niños|1 Comment

One Comment

  1. Gerardo Cruces Schulz agosto 2, 2018 at agosto, 2018

    Acabo de leer estos 5 consejos para formar niños que les guste leer… incluso en vacaciones de Daniel Willingham,muy bien presentados por Camila Londoño y me parecieron estupendos, tan claros y fáciles de seguir…Hoy en día no es fácil formar el hábito y el gusto por la lectura en un(a) pequeño(a), no señor. En un mundo globalizado donde ya la Internet se tomó las mentes de nuestros niños y niñas dándole todo hecho en fracción de segundos y que a su paso no deja nada para la imaginación, sufrimos cuando pensamos que deben leer un libro para una nota en lLenguaje, cuando en realidad nosotros como padres y/o maestros tenemos la solución en nuestras manos, Con estos sencillos consejos y nuestra determinación y lo que es más importante,,,nuestro ejemplo, podremos formar infantes que amen la lectura de verdad y la hagan parte de su vida.

Leave A Comment