Así es el impresionante colegio de una pequeña isla en la Polinesia

Inicio » Cómo aprenden los niños » Así es el impresionante colegio de una pequeña isla en la Polinesia

Así es el impresionante colegio de una pequeña isla en la Polinesia

En medio del océano Pacífico está ubicada la Isla de Pascua, una isla chilena donde un colegio resalta por su particular infraestructura y su especial enfoque pedagógico.

Escrito por: Camila Londoño

julio 24, 2017

0
Foto:

Aerp

En el año 1990 se realizó un Congreso de Desarrollo en la Isla de Pascua, Chile, donde se planteó la necesidad de crear una infraestructura diferente que diera protagonismo a la enseñanza del idioma y la cultura rapanui (comunidad que habita la Isla). Después de 10 años, el Ministerio de Educación y la Unesco, junto a la participación de los rapanui, elaboraron un plan maestro que fue la base de la construcción este establecimiento. Así nació lo que hoy se llama Proyecto Liceo Aldea Educativa el cual centra los procesos educativos en el desarrollo espiritual, científico, cultural, creativo y físico. El objetivo principal de dicha Aldea que se impone llamativa junto al océano pacífico, es preparar a las nuevas generaciones para enfrentar el mundo moderno globalizado, minimizando tensiones entre la tradición y la modernidad.

El espacio

Antes de su construcción, se estableció que el establecimiento debía responder desde la arquitectura a las necesidades de la comunidad rapanui. El espacio además debía considerar los cinco sectores de desarrollo ya mencionados y hacer énfasis en la interrelación del espacio interno y externo, favoreciendo la creación de pequeñas áreas orientadas hacia actividades culturales y deportivas. Era entonces indispensable que el diseño reflejara la cultura de la comunidad y tuviera lugares de encuentro e interacción.

Así fue entonces… Este espacio educacional se construyó de forma ovoidal. Las salas de clases se inspiraron en las esculturas pétreas propias de la Isla de Pascua y los muros de piedra conformaron una gran elíptica. Para iniciar la apropiación del lugar, cada cursó armó un jardín frente a su sala con plantas propias de la isla, además se postuló a un proyecto de recuperación de flora nativa y del sistema de plantación manavai, estructuras agrícolas tradicionales de piedras que fueron construidas por los estudiantes. También se ordenaron las piedras, se hicieron caminos de acceso y se construyeron réplicas de los tradicionales gigantes de piedra de Isla de Pascua.

Escuela de Arte

Luego de una exitosa postulación ante el Ministerio de Educación, la Aldea Educativa fue reconocida como Escuela de Arte, esto significa que su estilo de enseñanza otorga un especial valor al fortalecimiento de habilidades creativas, reflexivas y productivas en torno a diversas manifestaciones artísticas. Cabe resaltar que en el contexto de Rapa Nui, la enseñanza artística se realiza en torno a dos ejes centrales, que son las artes visuales y la cultura tradicional. La Aldea, por ende, busca que sus estudiantes a través del arte, sean capaces de elaborar un concepto de identidad propia, reconociendo elementos de su cultura y entendiendo que ellos son los encargados de seguir manteniéndola viva y vigente.

Teniendo este título, la Aldea construyó la Casa de Arte, un espacio ubicado en los muros de un antiguo leprosario y un galpón que funciona como taller de escultura. En la Casa del Arte se pintaron murales, en otros sectores se diseñaron áreas de recuperación de plantas alimenticias como plátanos, camotes (kumara), taros y otros tubérculos tradicionales, además de hierbas de uso medicinal. También se construyó un área de meditación y reflexión que se adaptó al entorno de bosques y matorrales. Poco a poco, los jóvenes fueron interviniendo artísticamente su colegio, lo que le dio una identidad muy propia que impactó positivamente a la comunidad y por ende a los logros académicos.

Un espacio vivo

Hoy el Liceo Aldea Educativa es un espacio vivo que se transforma en un acto de creación permanente y que responde a los intereses artísticos de quienes hacen parte de la comunidad educativa. Pero además de esto, es un espacio educativo dinámico intercultural que rescata la cultura, la lengua y la sabiduría. De hecho, su nombre original, HOŊA´A´O TE MANA significa “el lugar donde habita la sabiduría”. En la actualidad, el colegio entrega educación científico-humanista y artística a alumnos desde 7º a 4º medio y posee dos programas técnicos profesionales de especialización; uno en el área de agronomía y otro en el área del turismo. Ofrece además dentro del currículo, el ejercicio y el desarrollo de expresiones artísticas, folklóricas, deportivas y culturales que al igual que todo el diseño del espacio, tienen directa relación con la tradición ancestral del lugar.

Colegios como el Liceo Aldea Educativa son fundamentales a la hora de preservar el patrimonio de una cultura ancestral y respetar la identidad étnica de los estudiantes y sus comunidades. Además, no sólo entregan oportunidades de aprendizaje, también lo hacen de una forma contextualizada y pertinente a las necesidades e intereses de los alumnos. 

Fuentes:

Revista base, diseño e innovación Nº 2, Universidad del Desarrollo, Facultad de diseño, 2016.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,83 de 5)
Cargando…
2017-07-24T16:06:12+00:00 julio, 2017|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment