Bajas expectativas: uno de los principales desafíos de los resultados del Simce - Elige Educar

Bajas expectativas: uno de los principales desafíos de los resultados del Simce

Inicio » Actualidad » Bajas expectativas: uno de los principales desafíos de los resultados del Simce

Bajas expectativas: uno de los principales desafíos de los resultados del Simce

La Agencia de Calidad de la Educación publicó los resultados del Simce 2017. Estos fueron los principales hallazgos y desafíos que surgieron en lo que respecta a los indicadores de Desarrollo Personal y Social.

Escrito por: Camila Londoño

mayo 18, 2018

0
Foto:

Elige Educar, Colegio Universitario Inglés

El jueves 17 de mayo de 2018, la Agencia de Calidad de la Educación dio a conocer los resultados de las evaluaciones Simce –Sistema de Medición de la Calidad de la Educación– y de los Indicadores de Desarrollo Personal y Social. En términos generales, los resultados dieron cuenta de una avance en los resultados de Matemática y Lectura, sin embargo, se perciben desafíos respecto a las Ciencias Naturales y los Indicadores de Desarrollo Personal y Social.

Los temas de mayor preocupación se concentran en hábitos de vida saludable, autoestima y motivación escolar. Se trata de elementos que inciden significativamente en la calidad de la educación que reciben niños y jóvenes que habitan en Chile. Pero, ¿cuáles son las expectativas de estudiantes y profesores? ¿existe ansiedad académica entre los alumnos? ¿tienen nuestros alumnos mentalidad de crecimiento?

Expectativas

El 80% de los estudiantes creen poder llegar la educación superior, lo que se correlaciona directamente con la creencias de los padres (el 88% de los apoderados también lo cree), En cuanto a la visión de docentes y directivos, el 60% de ellos tienen altas expectativas. Sin embargo, sólo un 30% de los profesores y directivos que trabajan en contextos vulnerables creen que sus alumnos pueden llegar a la educación superior.

Ansiedad académica

Más de la mitad de los estudiantes (52% en 4° básico y 56% en 8° básico y 2º medio) declaró sentir temor de que las pruebas de Matemática les resulten difíciles. En 4° básico no existen diferencias significativas entre hombres y mujeres, pero a medida que se avanza en el ciclo escolar, la ansiedad de las mujeres aumenta del 54% al 62%.

Mentalidad de crecimiento

Este concepto hace referencia a lo que los estudiantes creen con respecto a su aprendizaje. Si ellos creen que pueden mejorar a través de éste, entonces tienen una mentalidad de crecimiento alta, si contrario a esto creen que no pueden mejorar y tienen habilidades “predeterminadas”, entonces hablamos de una mentalidad de crecimiento baja o mentalidad fija. Según los resultados, el 49% de los estudiantes de básica y el 45% de los de media cree que “hay ciertas cosas que simplemente no soy capaz de aprender”. Esta cifra se acerca al 60% en los sectores más vulnerables.

“Los resultados demuestran que nuestro sistema escolar tiene grandes retos respecto a la actitud frente al aprendizaje. Más de la mitad de los estudiantes siente temor a temas académicos, un porcentaje similar piensa que las habilidades académicas no se pueden mejorar y un alto porcentaje de directivos y docentes no cree que sus estudiantes puedan acceder a la educación superior, todos aspectos centrales en que los establecimientos pueden marcar la diferencia e impactar en mayores aprendizajes”, aseguró en un comunicado el Secretario Ejecutivo.

Brechas de género, participación ciudadana y hábitos de vida saludable

Otros resultados se centran en los desafíos y avances en las brechas de género, el uso de celulares en clase, la participación y formación ciudadana y los hábitos de vida saludable de los estudiantes. Con respecto al primer punto, las brechas de género, en los últimos años se evidencia un cierre en la brecha histórica por parte de las mujeres con respecto a las diferencias que tenía con los hombres en matemática. Ellas, pese a la ansiedad que les genera la asignatura, obtienen puntajes equivalentes a los hombres. En términos de lectura, los resultados indican que hay un un rezago por parte de los hombres, principalmente en cursos superiores y en el grupo socioeconómico (GSE) alto. En este aspecto, el nivel socioeconómico no es un factor relevante, pero sí lo es el género. Los resultados en lectura se entienden principalmente a través de los hábitos de lectura de los estudiantes, hábitos que son más altos en las mujeres.

Respecto de los Indicadores de Desarrollo Personal y Social, tanto en enseñanza básica como media se observan buenas respuestas con respecto a la participación y formación ciudadana, sin embargo, hay un desafío particular en hábitos de vida saludable. En este último punto, los estudiantes que declaran estar en el nivel alto de valoración, decaen a medida que se avanza en los grados (desde 51% en 4° básico a 21% en 8° básico y a solo 16% en 2º medio). “Los desafíos en torno a los hábitos de vida saludable son críticos, superando el margen de acción del campo educativo. Es responsabilidad de la política pública y de los establecimientos trabajar y promover la alimentación saludable, la actividad física, las conductas de higiene, educación sexual y prevención de drogas evaluados en esta dimensión”, indicó Henríquez.

“Estos resultados muestran desafíos que ya no podemos resolver a través de cambios institucionales, aumentando recursos o cobertura. Necesitamos de una nueva generación de políticas públicas que se centre en el aula y en las creencias de nuestros directivos, docentes y estudiantes”, explica Ignacio Maldonado, director de Impulso de Políticas Públicas de Elige Educar.“Para esto no existe una bala de plata pero uno de los factores clave es empoderar a nuestros profesores y fomentar el aprendizaje entre pares. Necesitamos visibilizar las estrategias nacidas desde ellos mismos que, en su experiencia, están funcionando a la hora de lograr que todos los niños y niñas aprendan. A pesar del contexto, sabemos que son miles de docentes en el país los que sí lo están logrando”.

Sin duda, estos resultados son una evidencia importante para entender qué es lo que está pasando en las salas de clase del país, pero sobre todo para enfrentar los principales desafíos vinculados a la realidad de estudiantes y docentes. Es clave entonces identificarlos para seguir avanzando hacia una mejor educación.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando…
2018-05-18T19:52:56+00:00 mayo, 2018|Actualidad, Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment