En clase de matemática, este profesor lee novelas. Esta es la razón

Inicio » Cómo aprenden los niños » En clase de matemática, este profesor lee novelas. Esta es la razón

En clase de matemática, este profesor lee novelas. Esta es la razón

¿Cómo convertir la lectura de libros como “El curioso incidente del perro a medianoche” en un instrumento para enseñar matemática? Este profesor lo sabe muy bien.

Escrito por: Camila Londoño

marzo 23, 2018

0
Foto:

Casa del Libro

Joel Bezaire hace lo que muy pocos profesores de matemática hacen: leer novelas en clase. Cada enero, este docente de Nashville lee a sus estudiantes El curioso incidente del perro a medianoche, la famosa novela del escritor británico Mark Haddon que cuenta la historia de Christopher Boone un joven de 15 años que va a una escuela diferencial porque tiene Asperger. Christopher sufre del Síndrome del sabio con las matemáticas, tiene memoria fotográfica, es extremadamente observador y es patológicamente incapaz de decir mentiras y aunque tiene dificultades para entender el comportamiento humano, le interesa como a nadie, la matemática.

Pero ¿por qué abordar una obra como esta en clase de matemática? Bezaire cree que la lectura, aunque parece difícil, puede encajar perfectamente en el aprendizaje de una matemática mucho más compleja (pre álgebra, cálculo… ) y además, que puede fortalecer el interés de los estudiantes por la asignatura. ¿Cómo lo ha hecho?

La unidad del Curioso incidente

Esta unidad funciona de la siguiente manera: cada periodo empieza con una clásica lección de matemática de 20 minutos. Seguido de esto vienen 15 minutos de discusión acerca de la lectura que hicieron el día anterior. El siguiente periodo, de 55 minutos, se utiliza para leer un nuevo capítulo del libro en voz alta. Mientras leen, el profesor hace pausas para profundizar en la matemática de la novela. A veces, los conceptos se alinean directamente con la temática de la clase. Por ejemplo, el día que los alumnos están aprendiendo número primos, están leyendo la parte en que el personaje principal, Christopher, escoge los número primos como sistema para etiquetar capítulos.

“El gancho literario para esta lección es fuerte, y los niños realmente están aprendiendo más sobre los números primos gracias al contexto de la historia. Las lecciones no siempre se alinean muy bien, pero gran parte de lo que Christopher escribe sobre las matemáticas se trata de la flexibilidad con los números lo que es una combinación muy buena”, dice el profesor en Mind Shift.

Después de la lectura

Los estudiantes deben hacer reflexiones escritas sobre el libro después de la clase. En estos textos deben incluir diferentes preguntas que cumplan múltiples objetivos pedagógicos. Estas preguntas matemáticas, a menudo se relacionan con los misterios de la novela y esto permite que los estudiantes practiquen estrategias de resolución de problemas de una una forma que trasciende las tareas habituales. Este ejercicio también les permite desarrollar un pensamiento más profundo acerca del razonamiento que hay detrás de las estrategias matemáticas.

Las preguntas permiten por ejemplo, que los estudiantes analicen qué tan fácil o difícil fue el método que el personaje utilizó para hacer X multiplicación. Además ayuda a los alumnos menos seguros, pues les permite abordar la temática a través de la trama y el lenguaje, y por otro lado, hay otras preguntas que invitan a que ellos se conecten de una forma personal con el texto. Esto quiere decir, que la lectura de novelas como estas sirve para abordar incluso otros aspectos que van más allá de la temática en sí misma. Por ejemplo, hay preguntas en las que los estudiantes deben reflexionar acerca de cómo podría afectar sus interacciones si no pudieran leer expresiones faciales. Lo que Bezaire logra a través de esto, es aprender mucho más sobre sus alumnos y de una manera distinta.

“Cuando las matemáticas son parte integral de la historia, los estudiantes pueden aprender los conceptos de una manera natural, volverse curiosos, participar en conversaciones reflexivas y más”, dice Faith Wallace, co-autora del libro Teaching Math Through Reading.

Bezaire ofrece los siguientes tips para aplicar la lectura de este libro en clase:

1. Antes de hacerlo, comunica la idea a los padres, a otros profesores, administradores, estudiantes, etc. Es importante pues al menos en EE.UU., el libro ha sido eliminado del currículo de algunas escuelas… Aunque también puede haber otras novelas que sean de utilidad.

2. Ten siempre pastillas para la garganta o té con miel. “Hablo en voz alta frente a las clases para ganarme la vida, y todavía me cuesta leer el libro en voz alta cuatro veces al día”, dice Bezaire.

3. Pre-lee el pasaje de lectura de cada día para encontrar momentos de enseñanza. Toma notas en tu propia copia de la novela para facilitar las cosas la segunda vez que lo hagas.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…
2018-03-23T15:03:08+00:00 marzo, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment