El enfoque pedagógico de un profesor perfecto para despertar la curiosidad de los estudiantes

Inicio » Cómo aprenden los niños » El enfoque pedagógico de un profesor perfecto para despertar la curiosidad de los estudiantes

El enfoque pedagógico de un profesor perfecto para despertar la curiosidad de los estudiantes

Este profesor cuenta una experiencia conmovedora que lo llevó a entender la importancia de abordar un enfoque basado en la indagación en las salas de clase.

Escrito por: Camila Londoño

marzo 8, 2018

0
Foto:

Trevor MacKenzie and Rebecca Bathurst-Hunt

Trevor MacKenzie, profesor de inglés y autor del libro Inquiry Mindsets: Nurturing the Dreams, Wonders, and Curiosities of Our Youngest Learners, asegura en MindShift que cuando sus estudiantes exploran temas que realmente les apasionaba, cosas fantásticas ocurren en la sala de clase. Por ejemplo, aumenta el compromiso, la asistencia, la energía, el ánimo de colaboración y sobre todo, el desarrollo de habilidades. Para explicar un poco mejor el tema, MacKenzie cuenta la historia de un estudiante llamado Chris, un niño introvertido y algo inseguro que cambió por completo después de que su profesor aplicara un enfoque pedagógico basado en la exploración llamado “proyecto de indagación”.

Chris mostró lo que nunca antes había mostrado.

Este estudiante amaba la lectura y específicamente era fanático de las novelas de fantasía. También era muy talentoso para el arte, así que en uno de los proyectos de indagación, Chris decidió investigar la siguiente pregunta: ¿cómo puede el simbolismo profundizar la comprensión del tema por parte del lector en una serie de novelas fantásticas?

Para contestar la pregunta, el estudiante decidió hacer una colección de pinturas que presentaría posteriormente en una especie de galería al interior del aula. En total creó 12 pinturas basadas en 4 novelas. Chris escribió una declaración presentando a su público el objetivo y el alcance de su colección. Cada pintura estaba acompañada de una breve descripción escrita de cómo descubrió el simbolismo en su lectura y cómo representó el simbolismo en cada pintura. Después guió a sus compañeros a través de una fase de preguntas y respuestas y todo concluyó con la exploración de la galería en la sala.

El resultado de todo esto dejó a todos sin palabras. Su talento salió a flote y como era un tema que realmente le apasionaba, era evidente que lo había estudiado, que lo conocía y sobre todo, que le gustaba compartirlo con los demás. Lo mejor es que en su presentación, habló más de lo que había hablado a lo largo de todo el año.

“Durante la parte de preguntas y respuestas de la galería, un alumno le preguntó a Chris cómo se había convertido en un gran artista. La respuesta de Chris nos sorprendió a todos. Él compartió que durante sus primeros años en la escuela, él no habló. Desde el jardín hasta primer y segundo grado, Chris no dijo una sola palabra en la escuela. En cambio, él dibujaba en sus cuadernos. Garabateó y esbozó por tres años consecutivos en lugar de hablar. Al principio del tercer grado, Chris se sometió a algunas pruebas con un consejero escolar y descubrió que era disléxico. El dibujo fue un mecanismo de supervivencia en su mundo de incertidumbre. Como no entendía lo que estaba sucediendo en clase, trató de darle sentido a través del dibujo. Ahora, años más tarde, fueron estos primeros y frustrantes años en la escuela los que formaron el talento que estábamos presenciando en clase. La honestidad de Chris fue una experiencia increíblemente conmovedora para todos nosotros”, cuenta el profesor en MindShift.

Chris

La historia de Chris lo convenció de que este tipo de proyecto debía estar sí o sí en su sala de clase.

Pero para llegar a esto, primero tuvo que aprender algunas claves. Al principio e incluso después de la historia de Chris, muchos de sus estudiantes se sintieron abrumados y poco preparados para este enfoque de aprendizaje tan personalizado. Les generaba ansiedad la indagación libre, y después de una reflexión a conciencia, él sintió que parte de eso era su culpa pues creía que los había forzado a entrar en esta metodología sin ayudarlos a adquirir las habilidades y entendimientos necesarios para tener éxito. De esa autocrítica, nace el Types of Student Inquiry (Tipo de investigación estudiantil), un enfoque de andamiaje enfocado en la indagación dentro del aula el cual va aumentando gradualmente la capacidad que tienen los estudiantes, y a la vez, proporciona a los alumnos las habilidades y el conocimiento necesario para tener éxito en su investigación. Primero se empieza con un modelo de Indagación Estructurada, después se pasa a una Indagación Controlada, posteriormente a una Indagación Guiada y, si todo va bien, se concluye con una Indagación Libre.

1. Estructurado:

Los estudiantes siguen el ejemplo del profesor. Toda la clase, en equipo, trabaja en una sola pregunta. El profesor tiene control completo de la pregunta, los recursos que los estudiantes usarán, el instrumento que los estudiantes utilizarán para documentar su aprendizaje y la tarea que harán como una demostración de su comprensión.

2. Controlado:

El profesor elige temas e identifica los recursos que los estudiantes utilizarán para responder las preguntas. Éste también proporciona varias preguntas esenciales para que los estudiantes trabajen en ellas. Los estudiantes profundizan su comprensión a través de varios recursos que el maestro ha predeterminado. Los estudiantes demuestran su aprendizaje mediante una tarea común. Es muy similar al punto anterior, pero con algunos elementos un poco menos rígidos.

3. Guiado:

El profesor escoge temas y preguntas y los estudiantes diseñan un producto o una solución. Frente a varias preguntas planteadas por el docente, el alumno decide dónde buscar las respuestas y cómo demostrar su comprensión.

4. Libre:

Los estudiantes eligen sus temas. Con el apoyo del docente, los alumnos elaboran su propia pregunta esencial, investigan una amplia gama de recursos, personalizan su evidencia de aprendizaje y diseñan su propia tarea. El éxito de esta etapa radica en el tiempo que se invierte en las otras etapas y en el entendimiento de la indagación.

El andamiaje en este tipo de enfoque de indagación es clave pues ayuda a los estudiantes a sentirse confiados a lo largo del proceso.

Además, asegura el docente, permite que ellos se sientan conectados con el aprendizaje, que exploren sus pasiones intereses, curiosidades, y sobre todo, permite que ellos se sientan cómodos con su rol. El enfoque Types of Student Inquiry facilita el avance gradual en el aprendizaje que se empieza desde el inicio y lo más importante, permite que al final del proceso (en la etapa de la Indagación Libre), los estudiantes haya experimentado una gran cantidad de recursos y formatos, explorado diversas herramientas de aprendizaje y demostrado su aprendizaje de múltiples formas.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
2018-03-08T13:23:04+00:00 marzo, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment