Escuela Karol, Cardenal de Cracovia: "Primero está la persona, luego el estudiante” -
Escuela Karol, Cardenal de Cracovia: “Primero está la persona, luego el estudiante”

Escuela Karol, Cardenal de Cracovia: “Primero está la persona, luego el estudiante”

En nuestro programa de radio “Cooperativa elige educar” del domingo 10 de abril, conocimos la experiencia educativa de uno de los 50 colegios más innovadores del mundo. Lo destacamos porque, contrario a lo que muchos podrían pensar, este establecimiento no está en Finlandia, Inglaterra o Singapur; está en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, en Santiago de Chile. Se trata de la Escuela Karol Cardenal de Cracovia.

Hace unas semanas les compartimos la nota de televisión que preparó Canal 13 al respecto, y como generó muchas reacciones, decidimos entrevistar a Juan Carlos Navarrete, su director, para conocer más detalles de esta escuela, la única chilena destacada por el investigador español Alfredo Hernando en su libro “Viaje a la escuela del siglo XXI”.
.

Un colegio donde los niños están en la cabeza del organigrama

“Partimos en 1980 con una escuela en la que recibíamos todo tipo de niños, a los que expulsaban de otros lados, los que tenían problemas… sin discriminar a ninguno”, contó Juan Carlos sobre los orígenes de su establecimiento. “Era una escuela de puertas abiertas a los padres también, cuyo eje central era el amor y la ayuda de unos a otros. Desde esa época eso ya distinguía a nuestra escuela; que no existe un ‘yo’ o un’él’, sino un ‘nosotros’”, explica el director.

Según detalló, estuvieron 15 años buscando “la fórmula perfecta” para tratar de hacer una escuela distinta, búsqueda que no fue fácil: “Les estábamos ofreciendo un sistema educativo igual a aquel que ya los había sido rechazados, finalmente”. Hasta que un día, llegó la respuesta: “Dije: si vamos a emprender una nueva escuela, empecemos por investigar qué escuela sueñan los niños, los padres y los profesores, cada uno por separado, y la sorpresa que nos llevamos es que todos soñaban la misma escuela”, explica el director.

En la búsqueda que hicieron, se dieron cuenta de que el organigrama de la escuela estaba muy desactualizado; es decir, el sistema de gestión interna no funcionaba, y por eso la escuela no se convertía en aquella que ellos querían: una donde los niños fueran los protagonistas. “Nos dábamos órdenes los unos a los otros, entonces se nos ocurrió dar vuelta vuelta el organigrama, poniendo a los niños a la cabeza. Cambiamos la estructura organizacional y creamos una nueva forma de gestión organizativa. Eso es lo que destaca el investigador español”, explicó Juan Carlos.

A partir de esta nueva estructura, la escuela generó un slogan:  “Primero está la persona, luego el estudiante”. “Construimos una auto evaluaciones para ver cómo está ese niño en su estado anímico, cómo está en su desarrollo personal, y así orientar a los padres. Si hay un niño bajo en seguridad, por ejemplo, lo toma una terapeuta en reiki y empieza a trabajar con él, y a veces también con sus padres”, explica.”Vivimos la escuela niño a niño, y también a través de grupos de niños que tienen problemas similares, para que se ayuden entre ellos”, comenta. Juan Carlos explica que todo este trabajo se acompaña, además, “con mucho trabajo en equipo, discusión y fomento del liderazgo”. Lo que logran, finalmente, es “un mundo de niños, hecho por los niños y para los niños, formando, ciudadanos críticos y reflexivos, que saben reclamar, no quejarse”, cuenta Juan Carlos.

Finalmente, explica, “nos reconocen como innovadores porque practicamos la pedagogía del amor, abrimos espacios de participación y hacemos vivir a los niños en democracia, fomentando el liderazgo desde el vientre de la institución, enseñando a trabajar el método de proyectos desde 2º básico… ¿eso es innovación o es lo que deberían hacer todos los colegios?”.
.

El rol clave de sus profesores 

Para lograr todo esto es necesario, según explica Juan Carlos, contar con un equipo docente con vocación y ganas de hacer realidad este proyecto educativo. “Hay que hacerla verbo día a día [la vocación docente], eso es fundamental”. El director se refirió también a lo responsabilizado que está su equipo docente en el desafío de enseñar, porque -explica- “ellos están muy conscientes de que las escuelas tienen que ir mejorando constantemente, disponerse al cambio y hacer parte a los niños para construir comunidad educativa”.
.

Esta escuela, como muchas otras innovadoras que existen en el país, se convierten en una luz para otros establecimientos que están buscando generar un programa educativos diferente. Y -lo más importante- demuestra que esto sí es posible, y que Chile puede ser una voz importante a la hora de discutir cómo innovar en educación.

Te invitamos a escucha la entrevista completa en nuestra programa “Cooperativa elige educar”:

Comparte en:

Comentarios