Esta profesora usa Twitter, Instagram y YouTube en clase. Y cree que todos deberían hacerlo - Elige Educar

Esta profesora usa Twitter, Instagram y YouTube en clase. Y cree que todos deberían hacerlo

Inicio » Cómo aprenden los niños » Esta profesora usa Twitter, Instagram y YouTube en clase. Y cree que todos deberían hacerlo

Esta profesora usa Twitter, Instagram y YouTube en clase. Y cree que todos deberían hacerlo

Kayla Selzer comparte siete tips para los profesores puedan sacarle el mejor provecho a la tecnología a la hora de trabajar con sus estudiantes en clase.

Escrito por: Camila Londoño

marzo 29, 2018

0
Foto:

Pixabay

Kayla Selzer, una profesora en una escuela en Fargo, Dakota del Norte (EE.UU.), está convencida de que la tecnología puede realmente revolucionar la educación. Aunque muchos profesores no piensan lo mismo, y de hecho consideran que puede ser un elemento distractor, ella argumenta lo contrario y afirma que, en realidad, la tecnología puede ser útil sólo si los profesores encuentran la manera correcta de utilizarla. Pensar que la tecnología pueda estar fuera de las aula de hoy parece una utopía, especialmente porque, como dice la profesora, mantener a los niños en una burbuja alejada del mundo digital y las redes no  sirve de mucho si tenemos en cuenta que eventualmente, los niños saldrán de la escuela, llegarán al mundo real y más adelante, incluso conseguirán trabajos donde entender y aceptar la tecnología es una prioridad.

“Si les bloqueamos la tecnología, eventualmente los estaremos inhibiendo. Necesitamos meterlos en la dinámica, en ambientes responsivos para que después puedan tener éxito” asegura Delzer en Ideas TED. ¿Cómo lograrlo? Después de varios intentos, la profesora comparte una serie de ideas o tips para que tanto padres como profesores puedan sacarle el mayor provecho a la tecnología a la hora de enseñar.

1. Si algo es aburrido en el papel, también será aburrido en la tablet o el computador

“El uso de la tecnología simplemente por el uso es un desperdicio”, dice Delzer. Ella cree que si la tecnología no transforma de alguna manera la clase o el aprendizaje, entonces en realidad no vale la pena su aplicación. En otras palabras, si lo que estás haciendo con un computador o un celular es lo mismo que podrías hacer con un papel y un lápiz, entonces el impacto no es tan grande. Lo que sugiere ella es utilizar aplicaciones con las cuales la experiencia del aprendizaje sea diferente, interactiva. Para enseñar matemática, por ejemplo, ella utiliza Cyberchase Shape Quest, un juego que permite que sus estudiantes aprendan a través de la realidad aumentada.

2. La tecnología que escoges es tan importante como el contenido que enseñas

Delzer evita cualquier software que dependa de simulacros y repeticiones. Ella suele optar por programas que animen a los niños a crear. Por ejemplo, Cargo-bot, una aplicación que requiere que los estudiantes escriban programas que controlan a un robot moviendo cajas. El objetivo es que los estudiantes compongan el código que hace que el robot cargue las cajas de la manera más eficiente posible. Esto implica que los niños desarrollen una serie de habilidades importantes, como el pensamiento crítico, la creatividad, la resolución de problemas y la lógica.

3. Deja que tus estudiantes sean profesores

Entender muchas aplicaciones, dispositivos y programas además de tener los planes de clase en la cabeza, puede ser abrumador para los profesores. El consejo de Delzer: “No es necesario que domines cada herramienta antes de entregarla”. A ella en particular le gusta entregarle una nueva herramienta a un alumno y pedirle que aprenda a usarla primero. Después, este alumno podrá enseñarle a todos los demás, incluida ella.

4. Tecnología que les permita aprender de ellos… de los demás

Usando una aplicación llamada AudioBoom, los estudiantes de Delzer se turnan para grabarse leyendo en voz alta los libros de la clase. Cada grabación es aprobada por Delzer, quien ayuda a los niños a evaluar factores como la entonación, el fraseo, la velocidad, la emoción y la precisión. Las grabaciones aprobadas se convierten en un código QR que se pega en la parte posterior del libro que se leyó. Algunos libros tienen varios códigos QR adjuntos de distintos estudiantes, y esto permite que ellos se escuchen entre ellos. Delzer asegura que después de leer en voz alta y escuchar las interpretaciones de sus amigos, sus estudiantes comprenden la importancia del ritmo y la emoción. Además, los niños pueden volver a grabar sus libros favoritos y comparar sus propias grabaciones para ver cómo evolucionan

5. En lugar de prohibirla, dale un uso inteligente a la tecnología

La profesora cree que se pierden grandes aprendizajes cuando se les bloquea la posibilidad de acceder a ciertos recursos, por eso, en lugar de bloquear cosas como YouTube, ella realiza actividades con la herramienta. Sus estudiantes, por ejemplo, crean boletines de video que se agregan a YouTube cada mes. “Empecé a reemplazar boletines de papel con boletines de video en 2014 y nunca volví a mirar hacia atrás”, dice ella. Los niños planifican los boletines informativos, donde evalúan lo que están aprendiendo y analizan los acontecimientos en el aula, además editan los videos e incluso les agregan efectos.

6. Fomentar la ciudadanía digital es responsabilidad de los adultos

Un entorno seguro y amigable, como un aula, es un excelente lugar para que los niños aprendan a comportarse de manera responsable en Internet. Lo que ha hecho Delzer en su clase es escribir algunas reglas para el uso responsable de Internet. Estas incluyen: nunca tuitear nada que no dirías en la cara de alguien y frente a su abuela; nunca compartir información personal; solo ir a sitios web apropiados y siempre denunciar el bullying cibernético a un adulto.

Además de esto, ella creó una cuenta de Twitter moderada para que ellos practiquen con los hashtags, aprendan a usar las redes sociales y exploren su propia huella digital. En esta cuenta, sus alumnos tuitean con expertos de todo el mundo y con otras aulas de todo el mundo para compartir y comparar lo que están aprendiendo. De esta forma, la profesora está formando a una ciudadanía digital joven y responsable.

7. Un espacio para cultivar sus propios intereses

Inspirada en una política de Google que permite que los alumnos utilicen el 20% de su tiempo de trabajo en proyectos creativos que les apasionen, Delzer decidió permitir que sus estudiantes tuvieran su propio tiempo para desarrollar sus propios intereses una vez a la semana. Este tiempo no solo se destina a la tecnología. Algunos estudiantes utilizan YouTube para aprender a construir un robot, pero otros deciden, por ejemplo, invertir ese momento en filmar y editar su propia película.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (18 votos, promedio: 4,11 de 5)
Cargando…
2018-03-29T13:11:06+00:00 marzo, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment