“Estar en el momento presente”: una gran forma de fomentar el sano desarrollo de niños y bebés - Elige Educar

“Estar en el momento presente”: una gran forma de fomentar el sano desarrollo de niños y bebés

Inicio » Cómo aprenden los niños » “Estar en el momento presente”: una gran forma de fomentar el sano desarrollo de niños y bebés

“Estar en el momento presente”: una gran forma de fomentar el sano desarrollo de niños y bebés

¿Cómo transformar la práctica del “mindfulness” en una herramienta que beneficie a niños y bebés?

Escrito por: Camila Londoño

mayo 10, 2018

0

El mindfulness como concepto psicológico es la atención plena o estar en el “momento presente”. Esto significa estar absolutamente consciente de los elementos que nos rodean y de los pensamientos que nos distraen. En esta práctica, la respiración es fundamental pues funciona como estrategia para calmar la mente y volver a estar presente. Para aplicar bien el mindfulness es importante practicar constantemente y tener paciencia cuando la mente decide divagar. Hay que trabajar en ello, pero cuando se domina la técnica, los beneficios son muchos. En general el mindfulness ha ganado mucha popularidad en occidente, especialmente en las salas de clase donde muchos profesores aplican la técnica para manejar el estrés y enfocarse en el manejo de las aulas con más calma.

Como el mindfulness es ideal para manejar las emociones incómodas o difíciles, los docentes que lo practican pueden ayudar a que sus estudiantes también identifiquen, expresen y manejen aquellas emociones.

Hay muchas distracciones y estresores que pueden perjudicar a los niños, así que transmitir estas herramientas que ofrece el mindfulness, como la atención y la calma, es ideal para su desarrollo, un desarrollo basado en la recepción pacífica de las emociones y el entorno que los rodea en ese momento de sus vidas. Según se explica en NAEYC, la investigación ha comprobado que en los primeros años de vida, el cerebro no sólo se desarrolla rápidamente, también lo hace en respuesta al ambiente y las interacciones con los adultos. Las interacciones son básicamente las respuestas de los adultos frente a determinados sonidos, gestos o acciones ejecutadas por los niños. En ese sentido, el mindfulness también es útil pues ayuda a desarrollar la capacidad de estar totalmente consciente del momento y por ende, de lo que un niño o bebé quiere revelar. De esta forma el adulto puede notar más lo que sucede, lo que crea un entorno rico en relaciones saludables.

Integrar la atención plena o mindfulness en las interacciones con los niños puede aumentar la conciencia emocional y la autorregulación.

Esto ayuda a aceptar y reconocer las necesidades y los sentimientos de los niños sin juzgarlos, lo que respalda su sano desarrollo social y emocional. Según se explica en NAEYC, la investigación muestra que practicar la atención plena tiene muchos beneficios que incluyen responder intencionalmente a los niños con una comprensión más profunda de sus estados emocionales, lo que lleva a interacciones de mayor apoyo.

Y, ¿qué tipo de técnicas o estrategias sirven para desarrollar la atención plena?

1. Respiración del vientre profunda: se ponen las manos sobre el vientre, se inhala profundamente mientras se cuenta hasta cuatro. Hay que sentir que el vientre se expande. Es clave hacer una pausa al llegar al punto máximo de inhalación. Luego se debe exhalar en seis tiempos, sintiendo que el vientre se contrae. Repetir cinco veces.

2. Relajación progresiva: la idea es contraer los músculos del cuerpo de forma intencional. Se empieza por los pies y se hace a lo largo del cuerpo hasta llegar a la cabeza. Luego se relaja todo el cuerpo.

3. Escaneo corporal mental: el objetivo de esto es ser consciente de cada parte del cuerpo. Así que mentalmente empiezas a recorrer todo el cuerpo (escanearlo), desde los pies hasta la cabeza, notando cualquier tensión que haya para relajar esa parte del cuerpo intencionalmente.

4. Reenfoque intencional: la idea es tomarse unos minutos para llevar la mente al momento presente. Por ejemplo, sin moverte, observa 10 elementos del mismo color. O usando los cinco sentidos, observa las sensaciones que estás experimentando.

Hay muchas oportunidades para practicar informalmente la atención plena todos los días. Es tan simple como prestar mucha atención a las actividades cotidianas como cepillarse los dientes o lavar los platos. La idea es observar las sensaciones, los sabores, las texturas e incluso los sonidos, la temperatura del agua y los colores… Trabajar con niños todos los días es un desafío y hay muchos elementos de esta gran labor que pueden generar altos y bajos en las emociones. Entonces, ser consciente a través de esta práctica que se ha vuelto cada vez más relevante, no sólo te permitirá reducir el estrés, también se convertirá en una herramienta ideal para convertir el día a día con los niños en momentos ricos en experiencias saludables para ambas partes.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2018-05-10T16:01:40+00:00 mayo, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment