Expertos entregan sus recomendaciones: películas y series para enseñar valores e incentivar el aprendizaje en los niños

Inicio » Actualidad » Expertos entregan sus recomendaciones: películas y series para enseñar valores e incentivar el aprendizaje en los niños

Expertos entregan sus recomendaciones: películas y series para enseñar valores e incentivar el aprendizaje en los niños

Académicos seleccionan estas nueve historias que reflejan los momentos claves en que los niños desarrollan su identidad.

Escrito por: Fuente Externa

abril 17, 2018

0
Foto:

Pixar/Disney

Intensamente (2015). Para Lorena Herrera, académica del Departamento de Estudios Pedagógicos de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la U. de Chile, cuando se piensa en películas transversales que aborden la profundidad de las emociones, Intensamente aparece como una de las destacadas.

De acuerdo a la docentes, “la película, cuyo marco está situado en comprender cómo operan las emociones dentro de nosotros mismos y cómo algunas de ellas como la tristeza y la ira, que han sido despreciadas como ‘emociones negativas’, tienen un rol importante y necesario en el desarrollo profundo de todo ser humano. La premisa aquí es: no hay una emoción mejor que otra, lo que hay son emociones”.

La mecánica del corazón (2013). Esta película animada francesa tiene como protagonista a Jack, un niño que nació uno de los días más fríos que se puedan imagina, provocando que su corazón se congelara. Para poder vivir, tendrá que depender de una máquina sustituta del órgano, siempre y cuando aprenda a controlar las emociones más complejas: la ira y el amor.

“Esta película es una bella opción, tanto en su estética como en su contenido, para abrir la reflexión de si es posible controlar las emociones y si acaso no es un gran error enseñar a niños y niñas que hay emociones negativas que deben evitar, dice Herrera.

Coco (2017). La reciente ganadora del Oscar a Mejor Película Animada, se ha destacado por ser una de las cintas más vista en Chile en el último tiempo.”Coco no es sólo una películas sobre las tradiciones mexicanas en torno a la muerte y de la vida, de la familia, de lo cotidiano, del amor, de la memoria, del olvido, de lo significativo”, indica la experta.

Asimismo sostiene que la historia es “altamente recomendable para re-pensar el quehacer cotidiano latinoamericano y cómo la infancia juega un rol fundamental, junto a la vejes, en ‘liberar’ las cadenas que muchas veces el mundo más adulto se autoimpone en los imaginario de lo que debe ser una familia”.

El viaje de Chihiro (2001). Una pequeña llamada Chihiro queda atrapada en un mundo extraño y con seres sobrenaturales donde tiene que buscar la forma de volver a la realidad. “Algunos la han comparado con las historias de ‘Alicia, en el país de las maravillas’. Sin embargo, el Viaje de Chihiro da una vuelta de tuerca a la relación con los padres y el adultocentrismo situado, tantas veces, en el marco del consumo para expresa el amor”.

“Es una película importante para ver y luego conversar abordando los modos de generar nuestros propios caminos, no sólo pensando en lo que queremos llegar a ser, sino que más bien en lo que estamos siendo como hijos o como adultos responsables, acompañantes y acompañados”, indica la académica de la U. de Chile.

La tumba de las luciérnagas (1988). Durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, dos hermanos menos de edad hacen lo imposible por sobrevivir en Kobe, una ciudad japonesa que quedó devastada por los continuos ataques aéreos. “Esta película nos entrega otra posibilidad de enfoque en torno a la muerte. Nos lleva a pensar en la relación que existe entre la fragilidad de la existencia cotidiana y los abusos en los marcos bélicos”.

Considerada una de las mejores películas antibelicistas de la historia, Herrera destaca que “el tratamiento estético y la trama hicieron que esta película se transformara en un paradigma del cine de animación, abriendo la posibilidad de que una historia animada lograra hacer pensar y conmover a personas de todas las edades. ¿Qué hacer frente a los abusos? ¿Hasta dónde nos pueden llevar los lazos familiares contenidos en el amor?”.

Dora la exploradora (2000-2014). Para Valerio Fuenzalida, académico de la Escuela de Artes de la Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, “Dora la exploradora” puede ser de una gran ayuda para el desarrollo de la personalidad de los niños. De acuerdo a Fuenzalida, se tratadle un personajes “que siempre tiene una aventura en que observa el camino a recorrer y trata de enfrentar los obstáculos con una gran iniciativa”.

Además de considerar que esta es una historia “llena de alegría” y que Dora “es un rostro amistoso para la audiencia”. el experto sostiene que, desde u punto de vista de neurociencia, la serie “incendia las capacidades ejecutivas del ser humano, y hoy se considera que es importante desde temprano cultivar a los niños una educación socio emocional para que desarrollen funciones ejecutivas”.

Jorge, el curioso (1983-2017). Esta historia de un mono café que se comunica con señas y que su curiosidad lo lleva a que en cada capítulo se meta en problemas, Fuenzaliza la destaca porque el protagonista “tiene una personalidad muy interesante con una gran constancia hasta alcanzar la solución de los problemas”. “El personaje muestra características claves para desenvolverse en el ámbito socioemocional que es mantener una actitud curiosa con una capacidad creativa constante”.

Handy Manny (2006-2011). Handy Manny es un chico mexicano que vive en un pueblo de Estados Unidos. En el lugar, donde también habitan otros extranjeros, desde países como Argentina y China, tiene en un taller de reparación de desperfectos del hogar donde sus herramientas tienen vida y una personalidad de niños que al momento de resolver problemas trabajan como equipo bajo las órdenes de Manny.

El académico destaca que el protagonista “es un muchacho que no se siente afectado por su origen mexicano, al revés, legista recordar las costumbres de su país”. Por eso valora que la serie genera “empatía con un problema fuerte que es la inmigración y el miedo a no ser tomado en cuenta, sino que el personaje se siente con competencia y aptitudes y capaz de vivir en una sociedad distinta”.

Milly y Molly (2010-). Esta historia retrata la amistad de dos niños que estañan en sus primeros años de colegio. Una es británica y la otras es amor, y viven en una aldea campesina donde comparten con las mismas personas. Para Fuenzalida, el lema de la serie es que ambas son protagonistas son distintas, pero que siente lo mismo. “Se trabaja fuerte el área socio-emocional, donde los niños pueden tener desacuerdos pero se superan porque todos tienen las mismas emociones”, indica.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…
2018-04-17T09:34:56+00:00 abril, 2018|Actualidad|0 Comments

Leave A Comment