“Hoy los niños escriben más que nunca, pero no se dan cuenta”

Inicio » Actualidad » “Hoy los niños escriben más que nunca, pero no se dan cuenta”

“Hoy los niños escriben más que nunca, pero no se dan cuenta”

Académico Steve Graham, experto en escritura de la U. Estatal de Arizona, dio una conferencia en la U. Andrés Bello, enfatizando que el desarrollo de las habilidades escritas ayudan a un mejor aprendizaje.

Escrito por: Fuente Externa

noviembre 17, 2017

0
Foto:

Las Últimas Noticias

La semana pasada se realizó en la U. Andrés Bello el primer Simposio de Enseñanza de la Escritura en la Educación Básica. Uno de los expositores fue Steve Graham, profesor de la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos.

Durante su exposición, el profesor Graham contó una de las experiencias más traumáticas de su infancia: cuando entendió que él nunca iba a tener una redacción adecuada. “Tenía nueve años cuando mi profesor de lenguaje me entregó la corrección de una prueba que habíamos hecho días atrás. Parecía que había apuñalado mi prueba, estaba llena de tinta roja. Ahora séél marcó todos mis errores para que pudiera mejorar, pero en ese momento pensé que no servía para escribir y me desmotivé”, recuerda.

Quién iba a pensar que ese niño dedicaría más de 30 años de su vida a investigar cómo se desarrolla la escritura, cómo se enseña de manera efectiva y cómo se puede usar para apoyar la lectura y el aprendizaje. Por eso, una de las premisas de su intervención en el simposio fue tener un equilibrio entre destacar lo positivo y hacer ver lo negativo desde la perspectiva de que siempre se puede mejorar.

— ¿Qué les brinda la escritura a los niños?

— La escritura provee una poderosa herramienta para ayudarlos a entender y recordar materias que leen o lo que aprenden en la sala de clases. Cuando escribimos sobre una materia, muchas cosas pasan: primero tenemos que decidir qué información es importante, luego organizarla en una frase y finalmente escribimos esa información en nuestras propias palabras. Para esto, hay que manejar el tema, entenderlo y recordarlo.

-¿Qué conexión hay entre la lectura y la escritura?

— Cuando le enseñamos a un niño a escribir, también experimenta un progreso en cómo lee. Y también funciona para el otro lado: no es suficiente escribir para transformarte en un buen lector y no es suficiente leer para transformarte en un buen escritor, pero son partes importantes en el proceso de alfabetizarte.

— ¿Son enemigos la escritura y la tecnología?

Los niños están escribiendo todo el tiempo. Mandan mensajes, tuitean, escriben en Facebook, están en las redes sociales. No lo ven como escribir, pero es parte de sus vidas. Al mismo tiempo, los niños abrevian palabras, acortan las frases; es algo que siempre ha ocurrido, es utilizar distintos registros. Lo importante es enseñarles cuándo y cómo usar esos registros. Así podemos tomar las redes sociales como una oportunidad para enseñar. Tomamos un tuiteo o un texto que los alumnos han escrito y hablamos con ellos sobre cómo transformarían ese texto a una situación formal. La gente piensa que con la tecnología el lenguaje se va a acabar, pero esto no es así.

— ¿Nos estamos acercando a la muerte de la escritura manuscrita?

En las escuelas hoy la mayoría de la escritura se hace a mano, porque las herramientas que usamos allí son el lápiz y papel. En la casa, para la mayoría de los niños la escritura se hace digitalmente. Lentamente, la escritura manuscrita va a ser menos utilizada. Pero está lejos de desaparecer, porque siempre es más fácil acarrear un pedazo de papel y un lápiz. Me han hecho esta pregunta durante los últimos 20 años y todavía no desaparece. Se está convirtiendo cada vez menos importante fuera de la escuela y eventualmente pasará lo mismo dentro de las escuelas, pero no veo que desaparezca en el futuro cercano.

— ¿Qué técnica es más efectiva para la enseñanza de la escritura?

— Por años, cuando mirábamos a los estudiantes de los primeros grados del colegio, el único tipo de escritura que los niños hacían era el de contar historias, narrativas personales, porque por presunción se piensa que si escribes sobre algo que sabes es más fácil hacerlo. Pero yo diría que los niños nacen naturalmente como argumentadores, ellos saben cómo cuestionar muy bien, solo que no tienen mucha experiencia escribiendo. Ahora estamos trabajando con niños de 6 y 7 para que escriban sus opiniones: en cierta forma es más fácil para ellos que escribir historias, porque tienen una muy buena estructura. Le dicen a sus padres lo que quieren y les dan sus razones. No sé por qué ha tomado tanto tiempo empezar con esto en las escuelas primarias en la mayoría de los países.

Achicar los cursos, crucial

El profesor Graham opina que una clase con 40 alumnos en una sala es demasiado. “Lo que sabemos a través de investigaciones es que si tenemos 20 a 25 alumnos por sala, no solo mejora el rendimiento del profesor sino también el de los alumnos. Debemos presionar a las autoridades en ese sentido”, sugiere. Además sugiere que exista una total sincronía entre los profesores de distintas asignaturas: “La enseñanza de la escritura no es solo responsabilidad del profesor de lenguaje, sino de todos; del de ciencias sociales o de ciencias biológicas, ya que en todos los ramos los alumnos deben ser capaces de escribir temas persuasivos”.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,63 de 5)
Cargando…
2017-11-17T08:57:46+00:00 noviembre, 2017|Actualidad|0 Comments

Leave A Comment