Ken Robinson: “no hay que hacer de la escuela un lugar tan rígido”

Inicio » Cómo aprenden los niños » Ken Robinson: “no hay que hacer de la escuela un lugar tan rígido”

Ken Robinson: “no hay que hacer de la escuela un lugar tan rígido”

En el marco de un evento llamado EnlightED, el educador y conferencista británico habló de innovación, de cómo deberían ser las escuelas de hoy y del rol que tienen los profesores.

Escrito por: Camila Londoño

octubre 10, 2018

0

Ken Robinson es un experto en innovación educativa. Muy popular por su charla TED en la que habla de cómo las escuelas matan la creatividad. Sus discursos son críticos, pero muy acertados y por esa razón, se ha convertido en una voz escuchada por muchos. Actualmente, Robinson lidera dos plataformas online; en una, profesores de todo el mundo se conectan para impulsar cambios educativos y en otra, se ayuda a los jóvenes a que descubran su vocación.

Recientemente, el experto participó en EnlightED, un evento impulsado por Fundación Telefónica, IE University y South Summit donde se abordaron los retos de la tecnología y la transformación del sistema educativo. En el evento, en una entrevista con EL PAÍS, Robinson habló de las escuelas de hoy, de la innovación como herramienta para atacar la desigualdad, de las herramientas que necesitan los profesores para transformar las escuelas, del abandono escolar, entre otros.

¿Cómo deberían ser las escuelas? Robinson asegura que hoy seguimos viendo la escuela como un lugar lleno de rutinas, calendarios y exámenes.

“No tiene por qué ser así”, asegura. “Los colegios dividen a los alumnos por grupos de edad, pero en la vida real no nos relacionamos así. La escuela es una comunidad de personas que aprenden y lo primero que habría que hacer es mezclarlas, no hacer del colegio un lugar tan rígido. Al final del día, cuando los niños finalizan las clases, juegan juntos, no hacen diferenciaciones por edades”. Además de su observación con respecto a las edades, el experto asegura que las escuelas de hoy deberían tener horarios flexibles.

“Si un adulto en su día a día se viese obligado a realizar una actividad diferente cada 40 minutos, se quemaría enseguida”, explica Robinson. Por eso, los colegios deberían funcionar con ritmos naturales que permitan a los niños dedicarse a cada tarea el tiempo que sea necesario.

Con respecto a la innovación, Robinson cree que es una estrategia que sirve para gestionar el sistema educativo, pero además, está convencido que es un instrumento de inclusión. “Ser más inclusivo también es innovar”, dice Ken Robinson. Su argumento es que los profesores deben centrar sus acciones en dar respuestas a las necesidades de los estudiantes que tienen mayores necesidades, aquellos que quizás son migrantes y no hablan también un idioma, u otros que viven en situaciones o contextos complicados. En ese sentido, aceptar, integrar a esos niños y darles mayor apoyo, significa buscar soluciones para innovar.

“Enseñar es complicado, los docentes están sometidos a una gran presión”, asegura Robinson.

Gran parte de su labor se da en el minuto a minuto. Los docente son dueños de sus acciones y se enfrentan a un grupo de estudiantes como mejor les parece. En otras palabras, el profesor decide qué hacer pues pocos sistemas educativos prescriben cómo se debe enseñar o reaccionar en el día a día. En ese sentido, explica Robinson, mucho de lo que pasa en educación, no tiene que ver con la legislación o lo oficial, sino con lo hábitos que tiene cada profesor. Esto significa que son los profesores, los que desde las salas de clase, hacen una revolución, una revolución que debería estar orientada en no fallarle a los niños y en proponer cambios que no se centren exclusivamente en lo académico.

“La danza es tan importante como la matemáticas pero hay una visión muy limitada de lo que es la inteligencia. Nos desarrollamos física, emocional, espiritual y socialmente, tenemos diversos talentos”, explica. Por eso, él cree que incluso hoy, muchas escuelas no están midiendo esto, lo que lleva a muchos alumnos a pensar que han fracasado o que no encajan.

Hay escuelas alternativas que no se enfocan únicamente en lo académico sino en descubrir el talento y según explica Robinson, tienen una visión alternativa de lo que es el éxito. Un ejemplo es la red de escuelas Big Picture Learning, unos 100 centros con una conexión muy cercana con los padres y aprendizaje individualizado, con diferentes caminos para cada alumno.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (25 votos, promedio: 4,72 de 5)
Cargando…
2018-10-10T15:18:53+00:00 octubre, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment