Todo a la altura de los chicos: así es un jardín Montessori - Elige Educar

Todo a la altura de los chicos: así es un jardín Montessori

Inicio » Noticias » Todo a la altura de los chicos: así es un jardín Montessori

Todo a la altura de los chicos: así es un jardín Montessori

Montessori House propone un espacio a escala y altura de los chicos. Todo está organizado para que manipulen, cuiden y limpien los elementos. El objetivo es promover la independencia y autonomía.

Escrito por: Fuente Externa

agosto 8, 2018

0
Foto:

Clarín

Un niño que se concentra es un niño feliz. Y si tiene materiales a su alcance, mobiliario a su medida y propuestas desarrolladas en función de sus intereses aumentan las probabilidades de concentración. Y de felicidad.

Integración. Los chicos de 2 a 5 años c

Según María Montessori (1870-1952), la pedagoga y científica italiana que desarrolló un método de enseñanza basado en la observación directa de los niños, el espacio es clave. En el corazón de Nuñez (Buenos Aires), Montessori House propone un espacio a la altura y a la escala de los chicos. A escala. Desde la huerta a las áreas sensoriales y de matemáticas.

A medida. Mobiliario diseñado para los chicos.

Todo está diseñado para que los chicos manipulen, cuiden y limpien los elementos. En el área de cocina, por ejemplo, los utensilios son reales, los cuchillos de verdad y los vasos, de vidrio.

Huerta. Una de las actividades del jardín Núñez.

Con grandes ventanales y una terraza al aire libre, el edificio de dos plantas de la calle Iberá al 2400 es un oasis de texturas, materiales y propuestas creativas. Adina Schonberg, diseñadora industrial, y su marido Martín Saaied, arquitecto, refuncionalizaron el edificio de 600 metros cuadrados en 2016 para adaptarlo al método Montessori.
Ambos son graduados de Betzalel Academy of Arts, (Jerusalem, Israel) y Asistentes Montessori de la Association Montessori Internationale (AMI). Schonberg, educadora, terapeuta y doula, está al frente de la dirección de la escuela donde concurren unas 55 familias.

Vidriado. El ambiente cuenta con grandes ventanales para el seguimiento de los procesos.

“La base de la pedagogía es promover la independencia y la autonomía de los chicos. Y para que esto ocurra todo el mobiliario debe estar a la escala del niño”, explica Schonberg. Y agrega: “Las actividades están a disposición, les ofrecemos herramientas para decidir y para aprender a esperar. Hay sólo un material de cada tipo, y cada uno encierra un propósito pedagógico en función de desarrollar la motricidad con actividades vinculadas a la vida cotidiana”.

Materiales. Abunda la madera.

Mesas, sillas, bibliotecas y contenedores con materiales que no superan el metro de altura fueron diseñados con materiales nobles. En la gran sala hay pocos objetos de plástico. Mucha madera y texturas variadas. “Lo toco, lo veo, lo siento es la clave para que los chicos descubran la materialidad”, señala la directora. Los materiales sensoriales están pensados para promover la clasificación de objetos a través de los sentidos y abarcar los conceptos lógico-matemáticos como propósitos indirectos de la exploración.

Materiales. Dispuestos para que los niños y niñas los puedan manipular.

Schonberg explica que el método sugiere 3 metros cuadrados por niño. Por eso, el gran ambiente integrado es generoso. Los chicos entran y salen cuando quieren y eligen con qué material se sienten más cómodos.

Guías. Los profesores acompañan.

En el edificio también hay un living, ambientado para adultos: allí las familias se reúnen, asisten a charlas o a las entregas de los informes.

Living. En el jardín también funciona la Escuela de Familias, un espacio de contención y apoyo ambientado para adultos.

En octubre, Montessori House participará de Anidar, el encuentro de Arquitectura y Niñez que formará parte de las actividades de la Bienal de Arquitectura. Allí desarrollarán “The glass classroom”, un ambiente vidriado que recreará la muestra que montó María Montessori en 1915, en San Francisco. “La idea es recrear un ambiente sin paredes, para observar y comprobar cómo funciona el método. Allí se genera el momento de la concentración y ocurre la magia del aprendizaje, cuando hay interés y motivación”, dice Schonberg.

Matemáticas. Cuentas y cubos para aprender a contar.

Respeto, libertad y capacidad de aprender. Con tiempos propios, espacios abiertos y materiales que promueven la experiencia. 

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,17 de 5)
Cargando…
2018-08-08T12:02:45+00:00 agosto, 2018|Noticias|0 Comments

Leave A Comment