La fórmula del liceo público al que buscan imitar

Inicio » Noticias » La fórmula del liceo público al que buscan imitar

La fórmula del liceo público al que buscan imitar

Hace una década el establecimiento inició una reinversión que permitió triplicar su matrícula y transformarse en uno de los 10 mejores de la Región. Para eso han escuchado las necesidades de los estudiantes e innovan constantemente en su currículum.

Escrito por: Fuente Externa

mayo 28, 2018

0
Foto:

Eduardo Fortes/ El Sur

Divididos en grupos de seis personas, un notebook en cada una de las mesas siendo tecleado con rapidez y un pequeño murmullo inentendible. Así es la sala de Ciencias del Liceo Polivalente San Nicolás, donde los alumnos de tercero medio, concentrados y con las cabezas inclinadas, realizan un trabajo de obtención de gametos de gusanos y erizos de mar.

Cada equipo tiene una guía que de ir completando con lo que ven e información rescatada de Internet, mientras la profesora Paola Castillo se paseo por toda la sala para aclarar las dudas de los estudiantes. Es pasado el mediodía, se acerca la hora libre, pero no rompe la concentración de los jóvenes, quienes esperan con ansias el momento de ir a los microscopios a analizar sus muestras.

La concentración que se vive en esa sala se replica en los distintos cursos, mientras que el orden se ve reflejado en lo cambios de hora: los niños y jóvenes se cambian de aula conversando y riendo con sus compañeros pero sin agolparse ni retrasarse. La respuesta a este comportamiento, dice su director Víctor Manuel Reyes Reyes, es solo una, disfrutan las clases y talleres, los que han sido modificados de acuerdo a sus preferencias.

Lo anterior tiene repercusiones claras en la calidad educativa del establecimiento, que está considerado como uno de los 10 mejores de la Región del Bíobío por la evaluación Simce, además de ser el número uno en cuanto a establecimientos municipales. Sus logros no solo alcanzan el merito académico, sino que también el artístico, deportivo y hasta el índice de ingreso a las Fuerzas Armadas.

Lo anterior los ha llevado a triplicar su matrícula en la última década y recibir alumnos de todas partes de Región e incluso de la capital. El gran secreto -dice su director- es escuchar lo que los alumnos quieren.

Énfasis en el diálogo

“La metodología consiste en trabajar con los alumnos en pequeños grupos, tomando en consideración el ritmo y aprendizaje que ellos tienen y las habilidades que han desarrollado para aprender. De tal manera que en un corto plazo, puedan nivelar los conocimientos y haber desarrollado de forma más precisas las habilidades que se requieren”, explica Víctor Reyes sobre el método pedagógico llamado agrupamiento flexible que le ha dado éxito.

Se trata de un sistema que llevan aplicando hace seis años y que divide a cada curso en grupos de acuerdo a su nivel de aprendizaje. Cada uno cuenta con un profesor específico y se basa en que no todos los estudiantes aprenden las diversas con la misma facilidad y en una sala con 45 alumnos, es difícil que un profesor se pueda adecuar a las opuestas exigencias educativas de sus estudiantes.

A lo anterior se le suman las mentorías para profesores. Cada área tiene un coordinador y “ellos colocan el énfasis en que se produzca un diálogo permanente con el resto de los profesores y de generar innovaciones en el ámbito curricular”, sentencia el directivo.

Eso está ligado directamente con la confianza que se les entrega a los docentes para que el currículum esté en el contexto de los estudiantes y ellos se puedan sentir parte del desarrollo, lo que deriva en potenciar la parte emotiva de los alumnos.

La coordinadora del Departamento de Ciencias, Mónica López, agrega que en esto forma un eje fundamental la iniciativa denominada “aulas temáticas”, donde los estudiantes se van cambiando de sala de acuerdo a la asignatura que les toca en su horario. “Les ayudan en sus habilidades blandas y les dan un sentido de pertenencia de todo el colegio. Entonces cuidan el inmueble, porque saben que también será utilizado por otras personas”; indica la docente.

De esta forma, desde las 8:20 de la mañana hasta las 5:40 de la tarde, los estudiantes recorren las diversas instalaciones que se extienden a lo largo de un cerro de la comuna rural y que funciona con las rejas siempre abierta.

Multiculturalidad

El Departamento de Idiomas es uno de los más anhelados por los apoderados, particularmente porque el Liceo Polivalente cuenta con disponibilidad de cuatro idiomas: inglés, alemán, francés y chino mandarín. De ellos, los alumnos deben escoger dos durante su estancia en el establecimiento.

El director Víctor Reyes puntualiza que “esto genera una mística en el estudiante de que la frontera es el mundo y no solamente San Nicolás. De que un liceo público puede estar perfectamente conectado con lo que está pasando en otras partes y totalmente gratis”.

A lo anterior se suma que tiene convenios internacionales con Francia, Alemania y China que permite que los estudiantes puedan acceder a convenios de estudios como becas y pasantías.

Otra metodología que se destaca en el Liceo de San Nicolás es la de aulas abiertas, que consiste en que los estudiantes se dividen de acuerdo a sus habilidades en artes visuales, música y en el área deportiva.

Las salas que albergan estas asignaturas están en otra cuadra contigua al resto del establecimiento. Allí la concentración llega a un nivel mucho más elevado. El secreto, cuenta Reinaldo Aliaga, quien es el coordinador del área de Artes Visuales, es potenciar las habilidades de los jóvenes y que hagan lo que les gusta.

Aprenden desde muralismo hasta el cosplay. Llama la atención una imagen de Catrina, reconocida figura de la cultura mexicana, realizada en papel maché y que alcanza los dos metros de alto, la cual se encuentra apostadas en la entrada de las salas de Artes Visuales. Mientras que en su interior, hecho del mismo material, está el trono de hierro de la serie de televisión Game of Thrones. Los muros de todo el liceo también están pintados por los estudiantes y presentan los más diversos estilos.

“Aquí ellos vienen a disfrutar sus habilidades, a desestresarse del resto del día o de las otras asignaturas”, indica Aliaga, quien muestra cómo las salas y sus paredes están adornadas con trabajos de sus alumnos, los que destacan por su buena ejecución. Los docentes indican que los niños no deben comprar sus materiales, lo que evita la discriminación para quienes tiene habilidades, pero no el dinero pata costearlos.

En un inmueble contiguo se encuentra ensayando la orquesta y en el estadio municipal, que queda a un costado, otros alumnos están haciendo atletismo, especialidad que también forma parte de las aulas abiertas.

Especialidades

Uno de los aspectos que busca potenciar el Liceo San Nicolás son sus especialidades técnicas. Actualmente cuentan con cuatro: Gastronomía, Elaboración Industrial de Alimentos, Química Industrial y Terminaciones en Madera.

Y si bien de esas carrera los estudiantes egresan preparados para el mundo laboral, actualmente más de la mitad prefiere seguir estudiando, indica César Venegas, coordinador de Elaboración Industrial de Alimentos, la primera especialidad con la que contaron.

“Tenemos convenios con el Virginio Gómez, con la UdeC, Inacap, la UCC y la Diego Portales, donde se les convalidan ramos en caso de que ellos quieran seguir estudiando”, cuenta Venegas.

A fines de segundo medio los estudiantes deben escoger la disciplina que continuarán en tercero y cuarto medio. Aparte de las técnicas están la Humanista, Matemático y Químico-Biológico; las misma que se pueden encontrar en cualquier colegio.

Sin embargo, se suma una cuarta: Fuerzas Armadas. El profesor de Historia y encargado de difusión del establecimiento, Marcos Caro, cuenta que la creación de esta especialización surgió de los propios estudiantes.

“Muchos alumnos estaban interesados en ingresar al Ejército o a otra rama de las Fuerzas Armadas y se quejaron de que no existía ningún tipo de preparación para presentarse a rendir las pruebas. Entonces, lo que se hizo es crearles el optativo y ha sido un éxito”, asevera Caro.

El hecho que sepan hablar dos idiomas además de español ha hecho que quienes logran ingresar a las Fuerzas Armadas puedan subir escalafones rápidamente y que les sea más fácil el mismo hecho de ser aceptados.

Innovación

Con las modificaciones pedagógicas y docentes, el Liceo Polivalente de San Nicolás pasó de tener tres a cuatro estudiantes que llegaban a la universidad a un promedio de 90%. Ese cambio, dice el director, les llevó 10 años.

Víctor Reyes antes de ser director era docente de Biología y Química en el mismo establecimiento y recuerda que “antes del 2007 los profesores veíamos una amenaza a nuestra fuente laboral, porque los alumnos buscaban otros establecimientos que les entregaran competencias que nosotros no teníamos. Ellos se iban a Chillán, a los colegios particulares subvencionados, y bueno, nosotros decidimos enfrentar esa realidad”.

En aquella época bordeaban los 400 estudiantes matriculados, mientras que hoy ya cuentan con 1.460 y pese a que no seleccionaban a los alumnos, ya tienen copado todo el 2019. Hay matrículas desde el 2020.

Y si bien la preferencia la tienen los estudiantes de San Nicolás, también cuentan con alumnos de comunas de comunas como Los Ángeles, Santiago y Chillán.

Actualmente cuentan con 24 buses, que son los encargados de trasladar a los estudiantes de las comunas aledañas.

El director agrega que “el liceo era muy pequeñito, con un grupo de profesores muy temerosos de su fuente laboral y con un currículum muy respetuoso de lo que ministerio solicitaba, sin innovación, sin mirada a largo plazo, sin conectar al estudiante con el mundo. En un trabajo más homogéneo y no personalizado como existe hoy”.

Reyes se capacitó en pasantías que realizó en el País Vasco, Canadá, España y Finlandia. Y no sólo logró aumentar la matrícula, también pasaron de tener 25 profesores a tener 140 docentes y 35 asistentes de educación.

También se mejoró la infraestructura, pues gracias a diferentes proyectos aumentaron su número de salas y actualmente están en pleno proceso de normalización del establecimiento educacional, el que contó con una inversión de 4$ mil 300 millones provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (Fndr) y que debería estar listo en marzo del próximo año. Esa construcción contempla segundo piso, un gimnasio, ampliación en el comedor y mejoramiento de patio y salas.

La mejora que ha mostrado el Liceo Polivalente ha sido destacado por la Agencia de la Calidad de la Educación y por otros establecimientos, quiene viajan hasta la localidad ubicada en Ñuble para aprender la metodología que han utilizado para mejorar sus resultados.

“Hemos recibido delegaciones de director, por ejemplo de Los Alamos, de Coronel y hasta Cauquenes. Hasta el momento han venido unos 50 establecimientos”, dice orgulloso el director Víctor Reyes, quien destaca que también los han estudiado algunas universidades.

Para él, lo más importante es que reconozcan que sus buenos resultados en el Simce, por ejemplo, son el resultado de un extenso trabajo detrás y que no se preparan específicamente para esa evaluación.

Y su mensaje para los directores es claro: “Que se atrevan a innovar, a romper un poco con las normas establecidas, que se atrevan a mirar, a escuchar a los estudiantes, a colocar un proyecto en sintonía con lo que ellos quieren, porque el futuro es de ellos, no nuestro”.

Para los padres, Víctor Reyes cree que lo importante es que “miren con más confianza la educación pública.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
2018-05-28T12:49:01+00:00 mayo, 2018|Noticias|0 Comments

Leave A Comment