Profesor de Vicuña es uno de los finalistas del premio que reconoce el trabajo de los docentes en Chile

Inicio » Noticias » Profesor de Vicuña es uno de los finalistas del premio que reconoce el trabajo de los docentes en Chile

Profesor de Vicuña es uno de los finalistas del premio que reconoce el trabajo de los docentes en Chile

“Yo siento que lo mío en la vida es una deuda con la sociedad”, dice Ruperto Pizarro al diario El Día. ¡Gran trabajo el de este finalista del Global Teacher Prize Chile!

Escrito por: Fuente Externa

septiembre 25, 2018

3
Foto:

Cedida por Ruperto Pizarro

Este docente de 50 años fue elegido finalista de un prestigioso premio que destaca a aquellos profesionales que realizan una importante contribución mediante estrategias creativas para potenciar el aprendizaje en los alumnos y que a futuro tengan mayores oportunidades de desarrollo. El ganador de Chile se dará a conocer en una ceremonia que se realizará el jueves 11 de octubre y recibirá un reconocimiento de 10 mil dólares.

El profesor de Vicuña trabaja en un recinto donde la población estudiantil alcanza un 89% de vulnerabilidad. Sin embargo esa realidad, antes de desanimarlo, hace que se entregue con mayor ahínco a su labor para despertar en los alumnos la curiosidad por aprender y para que vean en la educación un medio ideal con el que puedan algún día, cambiar su historia y la de sus familias.

Se trata de Ruperto Pizarro, profesor de matemáticas y director de la escuela rural Edmundo Vidal Cárdenas de la comuna de Vicuña, quien por su desempeño como educador, más la innovadora estrategia que aplica para enseñar matemáticas, se convirtió en uno de los cinco finalistas del Global Teacher Prize Chile 2018, que en esta versión recibió más de 23 mil postulaciones de docentes de todo el país.

El Día se contactó con el profesor para conocer de su propia voz lo que sintió al haber sido elegido finalista de este prestigioso concurso organizado a nivel nacional por la institución Elige Educar y ahondar más en las razones que lo llevaron a enseñar en una escuela rural de Vicuña, donde es reconocido por extender la “etnomatemática” como método de aprendizaje.

– ¿Siempre fue su vocación ser profesor de matemática?

– Mi primera carrera es diseñador gráfico, estudié eso cuando salí de la enseñanza media. Pero dentro de mis opciones estaba la pedagogía y cuando me di cuenta que era necesario irme por la vocación, porque si bien el dibujo me gusta y esto de la publicidad también, creí necesario estudiar algo diferente, me replanteé y estudié pedagogía. Ahora ¿por qué matemática? porque siento que de alguna forma estamos un poco en deuda en la educación respecto a esta área. Ya tenía un pensamiento de cómo podía ser esto y relacionarlo con la vida, para que tuviera un significado diferente para los estudiantes y pudieran tener mejores y mayores logros de aprendizaje.

– ¿Cómo surgió esta idea de enseñar matemática de manera diferente? Para algunos alumnos es un poco difícil entender esta materia.

– En primer lugar siempre he trabajado en colegios municipales. Producto de esto, uno tiene la
oportunidad de revisar muchas acciones y trabajar en recintos con altos índices de vulnerabilidad me permite comenzar la clase de forma amena, es decir, lograr una sonrisa en los estudiantes primero y luego de eso aumentar su autoestima (…) Cuando he logrado eso se nota de inmediato, porque va haber más confianzan para que ellos puedan hacer preguntas respecto de lo que están aprendiendo. En el año 2014 comencé a hacer un trabajo de investigación con el Centro Cultural Palacio de La Moneda y comenzamos a ver cómo el arte se relacionaba con las matemáticas. Allí descubrimos algunos grupos que trabajan la geometría de forma diferente en los años 60, y eso mismo lo llevé a la matemática. De ahí nace mi interés por trabajar la etnomatemática, desde la cultura de la zona.

– ¿Usted cree que las herramientas educativas disponibles actualmente en Chile son suficientes para la enseñanza o es el profesor quien debe tener la curiosidad de innovar?

– Es una mezcla de todo un poco, pero es esencial que como profesores seamos investigadores del aula, que podamos ir viendo de qué forma aprenden los estudiantes porque no todos aprenden de memoria, entonces uno tiene que tener una didáctica y un trabajo multidisciplinario para poder atender las necesidades de aprendizaje de los estudiantes. Hay otros alumnos que son gráficos, con dibujos podemos enseñar a sumar o restar fracciones, a multiplicar, los números decimales, entre otras cosas. Algunos van avanzando en su proceso cognitivo y lo llegan a entender de forma simbólica, sin embargo hay otros que necesitan hacerlo de forma concreta, donde uno necesita preparar material, por eso como docentes creo que es importante estar atentos. Hoy día hay gran cantidad de herramientas para hacerlo, desde Internet hasta los textos que entrega el Ministerio de Educación.

– ¿Qué es lo que más le llena al estar en una escuela rural como en la que trabaja? ¿En algún momento se ha planteado irse a otro lugar o piensa quedarse allí como profesor?

– Que interesante que lo pregunte porque me hace retroceder en el tiempo. Yo siento que lo mío en la vida es una deuda con la sociedad. Hoy día tengo mucho en lo espiritual, en lo temporal y en lo académico, entonces siempre me he inclinado a trabajar en los sectores de alta vulnerabilidad, porque siento que es lo que ocurrió conmigo. La educación es lo que puede sacarnos de los círculos de pobreza en los que podemos estar insertos, por eso trabajo mucho el tema de autoestima con los estudiantes, para que ellos aprendan y sepan que la educación es la vía y el transporte que ellos deben tomar en la vida para poder llegar algún día cambiar sus historias y las de su familia.

Cuando llegué a esta zona rural, me asombró que la escuela tuviera un índice del 89% de
vulnerabilidad, pero también me sorprendió que muchos de los niños quisieran seguir trabajando como temporeros, al igual que sus padres. No digo que eso sea malo, eso va a permitir que muchas familias sigan cubriendo sus necesidades. Sin embargo ¿cuántas generaciones más van seguir en lo mismo? Entonces ya es tiempo que los estudiantes se den cuenta. Hoy día, después de seis años, puedo decir que hay muchos logros en esto y ellos pueden darse cuenta que la educación es la tremenda y gran herencia que sus padres les van a dejar. Entonces, así como estos profesores tocaron en algún momento mi vida, yo siento que mi labor como docente es tocar la vida de muchos niños, niñas y jóvenes y animarlos a salir adelante. La autoestima es un término tan complejo y tan amplio que yo creo que es necesario atenderlo desde la educación.

La etnomatemática como estrategia

La etnomatemática se centra en la idea de entender esta ciencia como un elemento que inuye
en la forma cómo vemos el mundo, y en reconocer la influencia de la cultura en la forma cómo entendemos la matemática.

El profesor imparte clases lúdicas acompañadas de historias y ejemplos que motivan a los
estudiantes. Pizzas vegetarianas para entender fracciones; visitas al casino fuera del horario de funcionamiento para aprender probabilidades y una investigación de artistas del cubismo para conocer los ángulos, son algunos de los métodos a los que recurre Pizarro para potenciar el aprendizaje en sus estudiantes.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 4,56 de 5)
Cargando…
2018-09-25T12:10:33+00:00 septiembre, 2018|Noticias|3 Comments

3 Comments

  1. Kevin Mateluna septiembre 26, 2018 at septiembre, 2018

    Bien profesor y director Ruperto Pizarro Leyton, estamos muy felices por que es el mejor de Chile, sus clases con entretenidas y aprendemos mucho, la matemática es lo máximo

  2. Leyla Ramos septiembre 27, 2018 at septiembre, 2018

    Excelente lider, motivado, multifacético, cercano a todos:comunidad educativa, alumnos y alumnas, apoderados, comunidad. Estrategico, innovador, motivador, competitivo. Lo mas importante es optimista y siempre esta integrando nuevas ideas e iniciativas para mejorar y craer un importante avance en el establecimiento.
    Jamas pensamos que la escuelita de Peralillo sería hoy un colegio y no solo eso, uno de los mejores de la comuna, y ni hablar de imaginarnos alguna vez que tendriamos educación media. Simplemente piensa en grande y cumple los sueños de todos quienes forman parte de esta linda familia educativa.

  3. Mariela Medina Espinoza septiembre 30, 2018 at septiembre, 2018

    Felicidades a Ruperto Pizarro, es un profesor lleno de vocación y eso se observa en cada detalle del Colegio Edmundo Vidal Cárdenas de Peralillo. Mi hija cursa el segundo básico en el colegio pues a mí como profesora oriunda de Concepción, me pareció la mejor opción educativa de la comuna. Lo mejor de todo es ver que mi hija ama su colegio y llega feliz cada tarde de su jornada escolar.

Leave A Comment