Profesora de Angol germina semillas en gravedad cero para futuras granjas espaciales

Inicio » Noticias » Profesora de Angol germina semillas en gravedad cero para futuras granjas espaciales

Profesora de Angol germina semillas en gravedad cero para futuras granjas espaciales

Interesante proyecto que está en manos de una profesora de Educación General Básica, Nadia Valenzuela, en un trabajo en conjunto con la Oficina de Asuntos Espaciales de la ONU.

Escrito por: Fuente Externa

noviembre 21, 2018

0
Foto:

LUN

¿Les suena el colegio Lucila Godoy Alcayaga? Probablemente, no. Se ubica en Angol, en la Región de La Araucanía y el 97% de sus estudiantes viven en situación de vulnerabilidad.

Contra todo lo que se pueda imaginar ahí se encuentra uno de dos clinostatos existentes de Chile.Estos pequeños pero extraordinarios aparatos tienen por función generar gravedad cero en un espacio muy pequeño y está en manos de una profesora de Educación General Básica. Se trata de Nadia Valenzuela, quien, aparte de ser docente, es amante de las ciencias y ganadora del premio regional “Mujer impacta”.

Todo comenzó cuando se puso en contacto con astrónomos de la Nasa ofreciendo enviar líquenes al espacio, una especie de alga que absorbe metales pesados, pero el costo de este proyecto era de $196.000.000.

“Me respondieron y no funcionó porque debía financiarlo yo, pero pensé en otra idea. Me enfoqué en empezar a hacer experimentos con microgravedad. La Oficina de Asuntos Espaciales de la ONU distribuye, cada cuatro años, 50 clinostatos para escuelas que se destacan por su aporte científico. Cuando nos adjudicamos el instrumento, comenzamos a hacer investigaciones con 20 alumnos”, cuenta la profesora.

El objetivo del proyecto es aportar a la construcción de granjas espaciales: “La semilla tiene una hormona llamada auxina que regula su crecimiento detectando el eje gravitatorio. Es decir, cuando tú colocas la semilla en la tierra ésta sabe que la raíz debe crecer hacia abajo porque debe tomar los nutrientes del suelo y absorber agua, también conoce que hacia arriba tiene que crecer la hoja para hacer fotosíntesis y poder sobrevivir. Lo que hacemos es encontrar las semillas que no se desorientan cuando son sometidas a gravedad cero para que puedan ser cultivadas en el espacio”.

– ¿Se puede hacer esto sin la máquina?

– No. La gracia es que expone la semilla a este ambiente de microgravedad generado por movimientos que van en contra de las agujas del reloj. Cuando tú expones la semilla a este ambiente su raíz crece hacia los lados o a veces, se enrosca y no es viable porque sí va a germinar, pero la planta va a morir.

– ¿La gravedad afecta su orientación?

– Sí, cuando alteras el campo gravitatorio de las semillas ellas se desorientan y éste es el principal problema para generar una granja especial. El clinostato logra esta desorientación y así podemos probar qué semillas sirven y cuáles no.

– ¿Cuáles ha probado?

– Con los alumnos partimos viendo la semilla del cilantro, la lechuga y el perejil. no nos atrevíamos a trabajar con otro tipo de semilla, nos enfocamos en lo pequeñito. Empezamos a investigar eso y no tuvimos buenos resultados porque se desorientaban.

– ¿Todavía no encuentran la correcta?

– Mira, este año nos pusimos de acuerdo para experimentar con legumbres, encontramos una de la zona que sometimos al clinostato y nos sorprendió. Esta legumbre se cultiva mucho aquí, tiene un alto aporte proteico y se consume harto, no podemos decir cuál es porque primero tenemos que hacer los experimentos.

– ¿Cómo se dan cuenta de que sirve?

– Nosotros con el clinostato hacemos girar la cápsula de petri contra el sentido de las agujas del reloj, esto es un recipiente redondo, de cristal o plástico dentro del cual ponemos agar-agar, que es una sustancia gelatinosa y dentro ponemos la semilla por una cuatro horas, la metemos en una cámara donde esperamos que germine. Con esta especie leguminosa usamos 120 muestras y de ellas, solo ocho se desorientaron.

Cada seis meses Valenzuela debe enviar informes a la ONU para demostrar los avances de su investigación, a la fecha ha enviado tres estudios y el cuarto lo hará en diciembre. No sabe una gota de inglés y sus informes deben tener 10 páginas aproximadamente. Por cada una de ellas paga $35.000 de su bolsillo a un traductor para que lo haga. Todo, con tal de que sus alumnos y ella puedan seguir investigando.

Fuentes:

Profesora de Angol germina semillas en gravedad cero para futuras granjas espaciales. Las Últimas Noticias.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2018-11-21T15:25:47+00:00 noviembre, 2018|Noticias|0 Comments

Leave A Comment