Programas de televisión y una cabina telefónica son la clave de este profesor de inglés

Inicio » Cómo aprenden los niños » Programas de televisión y una cabina telefónica son la clave de este profesor de inglés

Programas de televisión y una cabina telefónica son la clave de este profesor de inglés

Tiene 29 años y dicta clases en el Colegio Polivalente Francisco de Villagra de Peñaflor y así es la vida del docente chileno que enseña inglés mediante el uso de la tecnología y su gran creatividad. Estuvimos una mañana con él y sus alumnos. Esto fue lo que vimos y los que nos contó.

Escrito por: Lorena Tasca

noviembre 10, 2017

0
Foto:

Lorena Tasca

Son las 8:15 de la mañana y en una sala de clases del Colegio Polivalente Francisco de Villagra, ubicado en Peñaflor, niños de 5to básico arreglan trajes y vestidos que no son parte del uniforme. También prueban paraguas, tazas, lentes de sol y unas películas que hay en una mesa. Mientras tanto el profesor, Matías Rojas Araya (29), instala un tablet en un pequeño trípode, cuya cámara apunta hacia la pizarra, donde se encuentra colgada una tela verde que hace de Chorma Key, que permitirá manipular el fondo de las grabaciones que están a punto de iniciar.

“Ya saben, la clase de hoy es un trabajo para reconocer los climas. Cuando pasen aquí al frente, es importante que miren a la cámara y el monitor que tienen al lado lo usen como guía, para saber dónde está cada cosa. Tampoco olviden usar las manos y algunos de los elementos de la mesa, para representar algunos de los climas. Ok guys, ¿ready?”, anuncia el docente chileno.

Así, están por empezar una hora de clase destinada a un programa de “Local Weather Report”.

En pareja, los alumnos se ubican al frente de la sala de clases, seleccionan uno de los fondos que ellos mismos realizaron. En ellos se  muestra una tabla con los días de lunes a viernes (en inglés), las temperaturas y unos dibujos de sol, lluvia o nubes según corresponda. ¡Está todo listo! Cada uno empieza a contarle a la cámara y a sus compañeros el clima de la semana.

Durante una hora, pasan varias parejas y el profesor motiva a cada estudiante diciendo frases como “Goob job”, “Very good, excellent”. No hay correcciones. “Con el inglés pasa mucho que primero hay que motivarlos para que se atrevan a hablar inglés, la pronunciación no debe ser el primer objetivo. Entonces yo no les señalo de forma inmediata el error porque sino se cohíben y ahí empieza a generarse miedo. Por ejemplo con lo que grabamos, y con todas las grabaciones que hacemos, las vemos después y hacemos una sesión de feedback, donde ellos se van auto-evaluando y comentando cómo mejorar. Sí o sí, los errores hay que corregirlos, pero es mejor hacerlo después y con ellos”, comenta después el docente.

Este profesor, que ya suma más de cuatro años como docente en el Colegio Polivalente Francisco de Villagra, ha realizado más de un programa con sus estudiantes. En su canal de Youtube hay varios videos como prueba, uno de los más mencionados por sus alumnos por ser “muy divertido” y “entretenido” es el Proyecto Beatles. Se trató de un video en el que niños de 1ro a 8vo básico, fueron grabados en plano secuencia y mostraron las distintas etapas de la banda de Liverpool. Tenían presentadores y personificaciones de John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr, y George Harrison.

“Me he dado cuenta de que a los alumnos les agrada mucho los juegos de rol, el disfrazarse, así que hay que darle 100% con eso. Y lo que hicimos con los Beatles, lo hicimos según las capacidades de cada uno. Fue muy entretenido y un apoderado hizo los trajes de colores (de cuando lanzaron el disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band)”, explica Rojas.

La cabina telefónica

Una de las grandes invenciones de Rojas, es una cabina telefónica londinense que en su interior tiene una tableta con un diccionario de inglés-español. Además de fotos de los Beatles, la bandera de Inglaterra y un teléfono hecho con cartulina. Es una réplica casi exacta de una de las que se han convertido en icono de Londres. Hecha en madera, la realizó junto al auxiliar del colegio. Al momento de su instalación, a principios de año, fue un éxito. Tanto, que tuvieron que empezar a poner una restricción de no más de 10 niños por día, con una previa inscripción en una lista, que se llena todos los días. Varios profesores del establecimiento aseguran que eran más de 30 niños los que se acercaban desde que se instaló.

“Esto fue algo que se me ocurrió para incentivarlos a buscar palabras en inglés, ya que casi nunca traen sus diccionarios. La intención era hacerlo divertido y como yo soy muy tecnológico, siempre busco la manera de mostrarles todo lo que pueden hacer con tecnología”, dice el docente.

Otra razón por la que Rojas insiste en realizar actividades que impliquen el uso de tecnología, es porque considera que esta es una manera de brindarles más herramientas para proyectarse a futuro.  “Como este es un colegio vulnerable, en el que este año me ha tocado enfrentar casos de niños con problemas de violencia familiar, con problemas de drogas, entre otras cosas, hay algunos que tienen una proyección muy corta y mi tarea es abrirles la mente, de mostrarles que hay un mundo más allá, que pueden hacer muchas cosas”, explica.

Nuevas fronteras

Hace casi dos años, el profesor Rojas decidió tomarse un año sabático para renovarse. “Porque sentía que ya me estaba repitiendo y sacando la vuelta, sentía que tenía que hacer algo completamente distinto”, dice. Por eso, optó por una visa Work and Holiday y se fue durante un año a Sydney, Australia. Fue el encargado de limpieza de un colegio, trabajó en construcción, armó cajas y fue jardinero, entre otras labores. “Todas esas fueron experiencias que me enriquecieron mucho, me hicieron extrañar mucho la pedagogía y me convirtieron en una persona muy crítica de mi trabajo”, asegura.

Las fotos que tiene de ese viaje se las ha mostrado a sus alumnos de media, para motivarlos a viajar y buscar otras oportunidades. “Se sorprenden mucho cuando me ven con traje de construcción llenando carretillas con tierra, pero creo que también los motiva y entienden que saber otro idioma les puede permitir vivir otras experiencias”, cuenta.

“Ese viaje definitivamente me renovó, porque pude ver cómo funciona la educación allá y eso me motivó a querer volver para hacer un mejor trabajo, querer estar buscando siempre nuevas ideas y apoyar, especialmente en un colegio vulnerable. Me hizo darme cuenta del valor de la educación (…)  Porque para mi educar significa darle herramientas a los chiquillos, sin duda eso es educar para mi”, considera.

Rojas siempre está indagando en qué novedades mostrarles a sus alumnos para brindarles una clase en la que se entretengan mientras aprenden. Esa es siempre su meta.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (35 votos, promedio: 4,63 de 5)
Cargando…
2017-11-10T15:24:56+00:00 noviembre, 2017|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment