El rol de los padres es fundamental en el regreso a clases

Inicio » Actualidad » El rol de los padres es fundamental en el regreso a clases

El rol de los padres es fundamental en el regreso a clases

Para lograr un retorno a clases sin mayores sobresaltos se recomienda hacer partícipes a los niños de todo el proceso y motivarlos. Otro aspecto clave es ir organizando la rutina escolar paulatinamente, en cuanto a horarios de estudio, de descanso y alimentación.

Escrito por: Fuente Externa

marzo 1, 2018

0
Foto:

Diomedia

Volver al colegio puede ser un proceso complejo ya que hay que reorganizar las actividades y regresar a la rutina escolar con la mayor normalidad posible, de modo de que no se transforme en un momento de estrés para los niños.

Kareen Portugueiz, psicopedagoga de Clínica Alemana, señala que la principal recomendación es hacerlos partícipes de todo lo que implica el retorno a clases. Por ejemplo, para los más pequeños es importante estar presentes en la compra de los útiles escolares y del uniforme, ya que con esto se logrará que sea más significativa su entrada al colegio.

“En el caso de los adolescentes se aconseja mantener una adecuada comunicación y conversar sobre las expectativas que tienen para el año. Considerando el escenario de que el rendimiento o comportamiento escolar no haya sido muy bueno en la temporada anterior, no se debe olvidar el tema, pero tampoco plantearlo como un fracaso, sino que instaurar la confianza en ellos y darles la sensación de que a lo mejor lo que no funcionó el año pasado, ahora sí se podrá concretar”, detalla la experta de Clínica Alemana.

Subraya, además, que todo el hogar debe funcionar en base al período escolar. Dice Kareen Portugueiz que si los niños se acuestan temprano, los padres también debiesen hacerlo. “Si uno como padre está haciendo actividades en el horario de descanso, se complica que los niños hagan caso a la hora de acostarse”, comenta.
Por otra parte, los profesores también cumplen un rol sustancial en este regreso al colegio. El desafío de los docentes, dice la psicopedagoga, es que muestren confianza, positivismo y entusiasmo frente al nuevo año escolar. “Los niños aprenderán cosas nuevas y deben concentrarse en las capacidades y no en las debilidades. Esto llevará a tener niños motivados y contentos. Si un niño tuvo problemas el año anterior, el profesor debe ser capaz de enfocarse en lo positivo”, explica.

Poco a poco

Un detalle fundamental, destaca la especialista, es que estas recomendaciones se realicen de manera paulatina. “Los estudios hay que retomarlos de a poco, y a los niños se les puede pedir que hagan una lista o escribir cosas entretenidas de manera casual y motivadora. También puede funcionar leer un libro en voz alta”, aconseja.
En tanto, no hay que dejar de lado el descanso y el ocio, ya que se transforman en imprescindibles. Comenta Kareen Portugueiz que el ocio se define como un espacio en que uno hace lo que quiere sin obligaciones, es decir, pintar, jugar, ir a la plaza, entre otras actividades. Es hacer lo que el niño quiera hacer.

“Los tiempos libres o de descanso son fundamentales dentro de la rutina escolar. Para ningún niño ni adolescente es saludable llegar a su casa después de ocho horas de colegio y sentarse a estudiar. Se debe intercalar el estudio en casa -el que debe demandar poco tiempo- con los momentos libres, para crear e imaginar, y desarrollar toda el área cognitiva que justamente no tiene relación con el colegio”, subraya.

No solo estudiar

Andrea Contreras Steffens, neuróloga del Centro del Sueño y Epilepsia de Clínica Las Condes, concuerda en la relevancia de acoger a los niños y conversar sobre las expectativas del nuevo año, tranquilizándolos y motivándolos a planificar sus diferentes actividades y deberes. “Compartir experiencias personales relativas a la misma época, de manera de darle mayor confianza frente al nuevo año que comienzan, también es una buena alternativa”, dice la especialista.

Asegura que los padres ejercen un rol esencial en la recuperación de la rutina escolar. Esto significa que deben acompañar a sus niños en todo momento, revisando en forma conjunta dichas rutinas escolares, los útiles que utilizarán, acogiéndolos en sus preocupaciones o aprehensiones ante el nuevo año, el retorno al colegio y la presencia de nuevos compañeros, entre otros.

Pero eso no es todo. Los padres también deben mantener un papel activo en el control de los horarios de sueño y de alimentación, con la debida restricción de las pantallas. En este sentido, dice la doctora Contreras que se sugiere, idealmente unos cuatro días antes de volver a clases, adelantar progresivamente el horario de dormir, entre 30 a 60 minutos, hasta alcanzar el horario habitual de sueño previo a las vacaciones.

Igualmente, comenta que es importante levantarse temprano y no seguir en la cama después de las 9:00. “Hay que mantener las medidas de higiene de sueño en cuanto a evitar pantallas al menos una hora antes de dormir, como también suspender la actividad física tres horas previas a acostarse, y el exceso de líquidos en la noche. Asimismo, se debe asegurar una temperatura adecuada y confortable de la habitación, y oscurecer el dormitorio por las noches y mejorar la iluminación matinal”, sostiene.
Complementariamente, explica que es clave mantener un horario de alimentación regular, con al menos cuatro comidas al día. En la noche, aconseja comer en forma liviana y hasta dos horas antes de dormir, y conservar un horario regular de sueño nocturno, de mínimo 8 a 9 horas y, dependiendo de la edad del niño, evitar las siestas diurnas.

Por último, la doctora Andrea Contreras detalla que hay que planificar los horarios de estudio, evitando realizarlo en las dos horas previas a dormir. “Los períodos de estudio debiesen ser de 45 minutos, con descansos intermedios de 15. No hay que olvidar la relevancia de que los niños desarrollen actividades extraprogramáticas, deportivas u otras, que los obligue a organizar su horario, optimizar el tiempo y evitar destinar muchas horas solo para estudiar. Estos espacios permiten hacer intervalos para descansar y desconectarse transitoriamente, de manera de optimizar el período de estudio-aprendizaje”, finaliza.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
2018-03-02T08:14:26+00:00 marzo, 2018|Actualidad|0 Comments

Leave A Comment