“Cómo el Síndrome de Tourette me conviritió en el profesor que nunca tuve”

Inicio » Los profesores importan » “Cómo el Síndrome de Tourette me conviritió en el profesor que nunca tuve”

“Cómo el Síndrome de Tourette me conviritió en el profesor que nunca tuve”

Brad Cohen nació con Síndrome de Tourette. Su condición y su experiencia personal en la escuela lo motivan a escoger una profesión que pocos creían que podría desarrollar con éxito. Conoce toda su historia en esta película inspirada en la vida real de este inigualable profesor.

Escrito por: Camila Londoño

octubre 18, 2017

1
Foto:

Front Of The Class

Desde muy pequeño, Brad Cohen realizaba fuertes ruidos con su voz, seguidos siempre de extraños movimientos de cabeza. Nadie entendía lo que le pasaba y en la escuela, sus compañeros lo juzgaban, se reían de él. Su relación con los profesores tampoco era distinta. Ellos, desconociendo las causas, asumían que todos esos sonidos que realizaba en clase eran producto de una mala conducta premeditada. Por esta razón, Brad visitaba regularmente al director, recibía incontables castigos y sus padres eran citados por los profesores muy menudo. Un día, su madre empieza a investigar sin cansancio y encuentra las respuestas a todas las preguntas que habían tenido durante tantos años: su hijo padecía el Síndrome de Tourette, un trastorno neuropsiquiátrico caracterizado por múltiples tics físicos (motores) y vocales (fónicos) incontrolables; tics que aumentan, disminuyen y son precedidos por un impulso premonitorio.

Buscando lo mejor para su hijo, la madre de Brad decide cambiarlo de escuela, hecho que sin duda alguna marcaría la vida del protagonista.

Sólo en ese colegio, el director encuentra la estrategia perfecta para cambiar la vida de este niño, integrando a toda la comunidad educativa y enseñando a todos ellos la importancia de conocer, no juzgar, respetar e integrar. Ese quiebre positivo en su vida, marca el inicio de una decisión que representaría un gran desafío en su vida adulta: gracias al director, Brad decide que quiere ser profesor para ofrecer a los niños la educación que él, en un principio, no pudo tener. Brad decide que quiere ser profesor para transformar su “debilidad” en la mayor de sus virtudes y demostrar a todos los niños, que ellos también pueden hacerlo.

La película, basada en el libro de Brad Cohen Front Of The Class: How Tourette Syndrome Made Me the Teacher I Never Had? (Al frente de la clase: cómo el Síndrome de Tourette me convirtió en el profesor que nunca tuve), comienza con un Brad adulto postulando a 24 escuelas que lo rechazan por su síndrome sin tener en cuenta su experiencia y su extraordinario currículo.

En un último esfuerzo, Cohen asiste a una última entrevista postulando al cargo de profesor de educación primaria. Todo este proceso se entremezcla con escenas que evidencian la realidad de su niñez, la amistad con su hermano, las dificultades con su padre y la camaradería con su increíble madre…

Cuando la posibilidad de tener el cargo de profesor se ve muy lejana, la última entrevista tiene un giro inesperado basado en el entendimiento, en el respeto de sus capacidades, en el talento innato de su vocación, en sus estrategias pedagógicas y en su fórmula para lidiar con el síndrome mientras enseña. Brad es contratado y se hace cargo de un maravilloso segundo grado lleno de estudiantes que cambian su vida, mientra él cambia las suyas con grandes estrategias y puestas en escena. Muchas cosas suceden en este periodo de su vida a través del cual demuestra a más de una persona, lo que significa llevar la vocación en la sangre.

Front Of The Class (Al frente de la clase) es destacable no sólo por ser una historia real y muy conmovedora, sino también porque pone sobre la mesa muchos elementos importantes desde un punto de vista educativo.

Lo primero es que refleja la importancia del papel del director de la escuela y cómo este puede ser la clave para liderar procesos difíciles de manejar al interior de una comunidad. Lo segundo es que evidencia cómo un mal y un buen profesor pueden marcar e inspirar la vida de una persona, tal como le pasó a Brad, quien tomó la decisión de educar gracias a su propia experiencia en la escuela. Lo tercero se centra en el rol del profesor como un guía que además de enfocarse en lo académico, enseña a sus alumnos valores de respeto y les entrega las herramientas necesarias para ser ellos mismos y luchar en contra de la dificultad para transformarla, tal como él lo hizo con el Tourette, en el mejor de los maestros.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos, promedio: 4,88 de 5)
Cargando…
2017-10-18T16:06:42+00:00 octubre, 2017|Los profesores importan|1 Comment

One Comment

  1. Lucía enero 13, 2018 at enero, 2018

    Magestuosa!!!
    No hay palabras para tan impresionante y maravillosa historia de SUPERACIÓN!!!

Leave A Comment