“Todos los profesores son escritores” la reflexión de una profesora que rescata los beneficios de escribir

Inicio » Mejora docente » “Todos los profesores son escritores” la reflexión de una profesora que rescata los beneficios de escribir

“Todos los profesores son escritores” la reflexión de una profesora que rescata los beneficios de escribir

La escritura, especialmente aquella que es reflexiva, puede ser una herramienta ideal para generar conexiones con los estudiantes, para mejorar, crecer en lo personal y seguir aprendiendo.

Escrito por: Camila Londoño

junio 29, 2018

1
Foto:

Oprah.com

Andrea Marshbank es profesora y colaboradora en el medio Edutopia. En uno de sus artículos, reflexiona acerca de la escritura como una herramienta importante para los docentes. Andrea empezó escribiendo en un blog y al principio se sentía algo extraña… creía que sólo estaba “pretendiendo” ser una escritora y también pensó que tal vez sería muy cuestionada. Sin embargo, lo hizo y descubrió que no estaba jugando a ser escritora pues como profesora en realidad escribe todos los días. “Todos los profesores son escritores”, dice Andrea en el artículo. Todos mandan mails, planifican clases, escriben tareas y muchas otras cosas. Lo importante, dice ella, es que la escritura tiene muchos beneficios que los docentes deben empezar a reconocer.

El primer beneficio es que sirve como herramienta para crecer.

La escritura, especialmente aquella en la que se plantean reflexiones, tiene un gran impacto a nivel profesional y personal. A través de ésta, explica la docente, se pueden procesar los logros, las dificultades, los desafíos y además es una buena forma de documentar el trabajo que se realiza a diario. “En su libro Learning by Doing, el profesor de Oxford, Graham Gibbs, sugiere que la escritura reflexiva puede ser extremadamente útil para el crecimiento cognitivo. Cuando escribimos sobre preguntas como: ¿qué salió bien hoy? ¿qué podría haber ido mejor? ¿cómo cambiaré mis acciones en el futuro? mejoramos como personas”, cuenta Andrea.

Los diarios son una buena herramienta para escribir a través de la reflexión; es personal y es simple. Andrea sugiere poner objetivos y horarios para que el ejercicio se vuelva una rutina realmente enriquecedora. Ella, por ejemplo, decidió que el mejor momento para hacerlo sería en la noche, 10 minutos antes de dormir.

Un segundo beneficio tiene que ver con la empatía.

Como en casi todas las habilidades que desarrollamos, para mejorar en la escritura, es necesario practicarla de forma constante y hacerlo, dice la profesora, es una forma de ser mejores “profesores escritores”. Pero además de esto, hay algo fundamental: escribir permite empatizar con los estudiantes que tienen experiencias positivas o negativa a la hora de escribir. “El objetivo es sólo escribir, no necesariamente escribir bien”, dice Andrea. Su argumento tiene que ver con que, hacerlo no es sencillo y escribir bien es un desafío grande para la mayoría de las persona; en sus palabras, escribir es una lucha, pero una buena lucha que enfrentan también los alumnos. Ellos sienten las dificultades y muchos también reconocen el placer de hacerlo, entonces, escribir es una forma de conectarse con ellos y también es un instrumento para poder tener conversaciones auténticas acerca de las dificultades. Es, en otras palabras, una forma de convertir la escritur en una actividad más solidaria al interior del aula.

“Cada año, hago que mis alumnos escriban cuentos y escribo junto a ellos. Una vez, mi héroe era una madre estresada y su viaje fue llevar a sus tres hijos a Taco Bell. Era una valiente historia de amor, pérdida y quesadillas, pero no iba a ganar ningún premio”, cuenta Andrea. Lo importante de esto, es que, les da la oportunidad de compartir experiencias entorno a la escritura y tener conversaciones productivas acerca de los procesos que todos enfrentan a la hora de escribir.

Andrea ha convertido esto en una actividad prioritaria.

Ella está convencida de que hacerlo, le ha permitido crecer de muchas formas e invita a otros a que lo hagan. No sólo en reflexiones personales, sino también en espacios donde sus ideas puedan ser compartidas y escuchadas. Ella lo ha hecho en espacios como Edutopia, pero también hay otros que han creado sus propios espacios como María Jesús Viviani, educadora chilena que creó el blog Soy Educadora o Karin González, quien escribe como colaboradora en Elige Educar.

“Abrazar la identidad de un escritor, me ha convertido en una profesora más reflexiva y empática”, concluye Andrea.

Fuentes:

How Teachers Benefit From Writing, Edutopia.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…
2018-06-29T09:45:34+00:00 junio, 2018|Mejora docente|1 Comment

One Comment

  1. CELMI DEXTRE VILMA LUZ julio 6, 2018 at julio, 2018

    Interesante.

Leave A Comment