Cómo una escuela rural se transformó en el mejor colegio de Chile - Elige Educar

Cómo una escuela rural se transformó en el mejor colegio de Chile

Inicio » Cómo aprenden los niños » Cómo una escuela rural se transformó en el mejor colegio de Chile

Cómo una escuela rural se transformó en el mejor colegio de Chile

En 10 años, el Liceo Polivalente de San Nicolás se convirtió en uno de los mejores colegios del país. ¿Cómo lo lograron? Su director asegura que fue gracias a un acto de rebeldía.

Escrito por: Camila Londoño

julio 11, 2018

0
Foto:

Facebook Liceo Polivalente San Nicolás

Victor Reyes es director del Liceo Polivalente de San Nicolás, un colegio municipal ubicado en la comuna rural de San Nicolás en la Provincia de Ñuble (Región del Biobío, Chile). Hace unos años, Víctor decidió desafiar el sistema educativo tradicional y en sólo 10 años, logró lo imposible: convirtió esta escuela rural en la mejor de Chile. Pese a que los índices de vulnerabilidad son altos (80%) y a que no se aplican pruebas de admisión, el director, de la mano de la comunidad educativa, encontró la forma de poner este colegio a la altura de los más grandes del país. En el San Nicolás, hay más de 100 docentes y 1400 alumnos que han creído en un enfoque distinto que ha sido la clave de su posicionamiento académico. De hecho, en la última prueba Simce (Sistema de Medición de la Calidad de la Educación), el colegio destacó por su altísimo puntaje (319 en lenguaje y matemática) y se convirtió en un polo de desarrollo de la comunidad y en un parámetro de éxito en la región y el resto del país.

¿Cómo es el colegio?

El San Nicolás imparte una formación técnico-profesional y humanista, y está conformado por una enorme diversidad de alumnos que provienen de muchas comunas rurales de la zona. Muchos de ellos deben movilizarse bastante para poder llegar a clases, pero lo hacen con gusto, porque como dice un alumno llamado Nico en un reportaje de 24 Horas, el colegio les permite desarrollarse como personas. En una década, el colegio subió 70 puntos en su rendimiento y Víctor considera que esto ha sucedido porque han hecho las cosas de una manera diferente. El director cree que de muchas maneras se rebelaron contra el sistema, esto les permitió romper con un currículo rígido y apostarle a una enseñanza mucho más flexible.

La estrategia central del colegio es el trabajo por niveles. Esto quiere decir que los alumnos se van desarrollando de acuerdo a sus ritmos y habilidades. Entonces, pueden empezar en un grupo inicial y después de unos días pueden pasar a otro nivel más avanzado. El proyecto está diseñado 100% para ellos y se basa en el “aprender haciendo”. Por esta razón, el arte, en el San Nicolás, también es una prioridad.

“Las artes son un derecho”, dice el director.

Por esto, los niños tienen los espacios y los materiales necesarios para crear, y cuando lo hacen, llegan a la máxima expresión de su interior, de sus capacidades. La pintura, la música y muchas otras formas de expresión artísticas son claves en este espacio educativo que se enfoca en potenciar las habilidades todos los estudiantes. Pero hay otros elementos que han garantizado el éxito de la escuela: en cada área temática hay un profesor mentor quien articula nuevos proyectos e innovaciones pedagógicas de los distintos ramos. También, la mayoría de las actividades tienen puesto el foco en el hacer, los estudiantes le dan sentido al aprendizaje y lo mejor, es que tiene distintas alternativas para desarrollarse, como los talleres de idiomas (chino, alemán , francés e inglés), o un área pre militar, diseñada para aquellos interesados en ser parte de las fuerzas armadas o policiales.

A parte de esto, en las salas de clase del San Nicolás ocurren cosas interesantes. Por ejemplo, en matemática, una de las materias más compleja (y el área en el que obtuvieron los mejores resultados), los profesores trabajan basados en el neuroaprendizaje, respetan los tiempos de los estudiantes y llevan a cabo dinámicas como el “recreo neuronal”, unas pausas de cinco minutos en las cuales los alumnos se acuestan en el piso, escuchan música e incluso gritan para desahogarse cuando están viendo un tema más difícil. Después de los cinco minutos, vuelven al trabajo.

En este colegio, los ritmos de aprendizaje se respetan y los alumnos no son tratados como números, sino como personas.

Esto ha sido un elemento fundamental, pero también lo ha sido la voluntad de los docentes frente al cambio. “Es un trabajo netamente de los profesores. La vocación se expresa en la sala de clase y se demuestra al país en los resultados”, dice Víctor en 24 Horas. La labor de todos los docentes que se han unido a la visión del director es la esencia de lo que está pasando en esta escuela, pero también lo son los alumnos quienes según Víctor, son “los héroes de esta historia”… Son los héroes porque son los protagonistas del aprendizaje y el centro de una gestión inteligente que ha hecho posible que todos puedan aprender.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2018-07-11T16:33:20+00:00 julio, 2018|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment