Cómo una profesora logra que toda la comunidad se involucre con una feria literaria

Inicio » Voz de los profesores » Cómo una profesora logra que toda la comunidad se involucre con una feria literaria

Cómo una profesora logra que toda la comunidad se involucre con una feria literaria

Lissette Valenzuela lleva doce años en el colegio Grace School y desde hace 8 dirige una actividad en la que los estudiantes de secundaria son protagonistas.  Se trata de la Feria Literaria, una actividad que es reconocida y valorada por toda la comunidad educativa, incluso por el alcalde de la comuna y ex alumnos.

Escrito por: Lorena Tasca

mayo 2, 2018

0
Foto:

Elige Educar

Son las 8:15 de la mañana de un viernes en el Colegio Grace School, de la comuna Pedro Aguirre (Santiago de Chile), y a pesar del frío y la neblina, una de las canchas del establecimiento es una fiesta en proceso de montaje. Hay 19 stands y muchos estudiantes de secundaria que no paran de moverse para armar un espacio, en el que van a presentar el libro que seleccionaron. Un juego que tenga relación con el relato, textos que cuenten la historia del autor y representaciones humanas de algunos de los personajes también son parte de los stand.

Corren, cortan, pegan, arman. Se maquillan, ordenan, ensayan. Todo para dar inicio, a las 9:30 AM, a la octava edición de la Feria Literaria, un espacio creado por la profesora de lenguaje, Lissette Valenzuela, quien ya ha trabajado durante un mes con todos los equipos -de 6 a 8 personas de estudiantes de secundaria- en el análisis del texto, de personajes y de autor, para obtener como resultado este encuentro literario que ya se ha hecho tan popular en la comuna que este año ha recibido las visitas de otros colegios de la zona, además de una que ya es costumbre: la del alcalde Juan Rosas, quien ya había sido parte de los invitados destacados de la actividad desde antes de ser parte de la municipalidad.

Aquí toda la comunidad educativa es parte del proceso, por ello este viernes varios docentes decidieron destinar parte de su tiempo a esta feria literaria que es el gran cierre de diversas actividades que se han paseado por todos los estilos literarios en varios niveles educativo con el Día del Libro como excusa. Muchos apoderados se han encargado de ayudar a los alumnos a armar el stand, otros profesores se han dedicado a trabajar a la par con la profesora Lissette y en otros casos, hasta han pedido ser parte de la feria con un espacio para mostrar otros libros. Tal como es el caso del profesor de inglés, Waldo Soto, quien le pidió a Lissette estar presente con una mesa en la entrada de la feria para mostrar libros en inglés y entregar un folleto con un pequeño resumen en inglés y español de algunas publicaciones que se representan en la feria.

“Este evento está orientado a la difusión de la literatura y del desarrollo de la comunicación oral. Trabajan con lealtad, sacrificio y amor alumnos, apoderados, docentes, directivos y cada integrante de la comunidad. Los invitamos a recorrer diferentes temáticas del año con literatura de terror, universal, bestseller y literatura juvenil”, se lee en el tríptico que entrega el docente Waldo mientras da la bienvenida en inglés.

Este año los libros son en su mayoría publicaciones que ya se han mostrado en series de televisión o cine, ya que Lissette dio la libertad de que sus estudiantes eligieran títulos de literatura popular. “El gran Gatsby”, “Mr. Mercedes”, “Cell”, “13 razones”, “El arca de Schindler” y “Drácula”, entre otros. También se dio el espacio para las historietas de superhéroes, por lo que el evento tuvo a la Mujer Maravilla, al Guasón y a Superman recorriendo el colegio. Tampoco quedó fuera la película más vista del último tiempo en Chile:“Coco”. El equipo decidió basarse en el libro que salió tras la exitosa producción, al igual que el equipo que optó por “El Laberinto del Fauno”.

“Es importante que ellos se diviertan, que disfruten leer. No importa si son bestseller, pero están leyendo y se están motivando. Y aunque esto lo hacemos como cierre de una gran serie de actividades por el Día del Libro, este es un trabajo que continúa, que tiene triple enganche. Porque yo durante el año les voy comprando libros como premios, libros que sé que les pueden interesar y los coloco en el cuadro mural de cada sala, para que ellos se vayan pidiendo los libros y se los intercambien. Lo mismo pasa con los libros que ellos exponen en la feria”, cuenta Lissette.

La literatura como juego

Son las 9:30, ya todo está armado y es el momento de la evaluación. Lissette, junto a varios profesores del colegio, como el director Fernando Pérez, pasean por algunos de los espacios para ver el resultado final del trabajo. Cada profesor debe evaluar al menos dos stands y Lissette después debe comparar las rúbricas.

Que el libro no se haya presentado antes en la feria literaria, que la ornamentación tenga elementos del libro, recursos alusivos al tema central, que los integrantes tengan vestuario relacionado a los personajes de la publicación y que todos los participantes del stand estén en capacidad de explicar el libro, su historia y la biografía del escritor de forma dinámica, son algunos de los puntos a evaluar. “Que lo pasen bien, que se metan en el personaje y lo vivan, es parte de la idea de esta gran instancia y también es la oportunidad para que ellos conversen y muestren lo que han leído, aprendido. Se da la oportunidad para que ellos se recomienden libros”, dice Lissette.

Profesores de ciencias, de matemática y educadoras de párvulos, entre otros, le van entregando la hoja de evaluación a Lisette durante la mañana. Muchos con varios comentarios destacados aparte de la rúbrica, en los que resaltan los siguientes: “Una presentación realmente creativa”. “¡Felicitaciones por un trabajo tan completo!”. “Muy motivador el esfuerzo”.

En esta octava feria literaria, uno de los stand que más elogios ha recibido es el de “13 razones”, realizado por alumnos de primero medio. Con una alumna disfraza de Hanna Baker -el personaje principal-, con lágrimas en los ojos, vendas en las muñecas con tinta roja y el libro en la mano, reciben a los visitantes, mientras cada uno explica el eje central del libro. “Es una publicación que habla sobre el bullying y muestra a un amigo de Hannah, que se llama Clay Jensen, quien recibe 13 cintas donde Hannah cuenta las razones por las que se suicidó. La novela fue escrita por Jay Asher y llevada a Netflix por Selena Gómez, quien fue productora de la serie. ¿Ustedes creen que el bullyng es bueno?”, explica y pregunta una de las estudiantes antes de hacer pasar a niños de básica al área de juego.

En esa parte, explican a los visitantes cada personaje con más detalle. Por ejemplo, un estudiante que interpreta a Clay Jensen, cuenta cómo era su relación con Hannah, por qué nunca se atrevió a buscarla más y da paso al juego: recibir unos letreros con frase positivas y negativas e identificar si es bueno o malo decirle cosas como “eres muy fea” a una persona. Además, dejan la invitación a siempre hablar con los compañeros de clases para entender su realidad y nunca caer en el insulto. “No sabía que eso podía ser malo. Le diré a mis amigos que son lindos, todos los días”, dice una niña de seis años al salir del stand.

“Es impresionante ver cómo los estudiantes se animan, se comprometen. Es muy notable, considerando que este es un colegio de alta vulnerabilidad. Además, la profesora Lissette siempre busca muchas maneras de motivarlos con la lectura, con la cultura y nosotros los profesores, la pasamos muy bien con ellos”, cuenta el director Fernando mientras pasea por la feria, se disfraza de distintos personajes y participa en todos los juegos.

Tanto es el goce en esta feria, que durante la jornada son varios los ex alumnos que la visitan, como Sebastián Bravo, quien egresó hace casi tres años, fue partícipe de 5 ediciones y  vuelve por “los buenos recuerdos” que tiene . Ahora, asegura que le agarró gusto a la lectura y que esta fue una de las actividades que más disfrutó durante su época de secundaria.

La motivación de Lissette

“Mi empeño es inspirarlos y demostrarles siempre que todos nos podemos superar, pero para lograrlo, es importante tener educación, tener cultura”, dice Lissette, quien ya suma 12 años en el colegio Grace School, al que llegó tras un largo periplo.

Se casó a los 14 años, a los 15 tuvo su primer hijo y a los 17 el segundo. Cuando cumplió 19 su esposo se fue con otra persona y ella quedó en situación de calle. Quedó sin nada y pasó varios meses viviendo en la calle. Pero trabajó, volvió a casa de su madre y logró sacar sus estudios en un colegio nocturno de adultos 2×1 y gracias al apoyo de algunos profesores, se motivó para ingresar a la Universidad de Santiago. “Opté por pedagogía, porque creo que al ser profesora, puedo salvar vidas, puedo cambiar mundos en contextos como en el que yo viví. Y creo que lo hago con iniciativas como la feria, porque al motivarlos a leer y de una forma entretenida, lo van a recordar y se les va a abrir la mente”, considera Lissette.

Pero el trabajo de esta profesora no se queda sólo en la feria. Actualmente, lleva a adelante el primer diario escolar del Grace School, en el que la sección de recomendaciones literarias es muy importante y donde todos sus alumnos están invitados a participar. También trabaja por llevar a sus estudiantes a actividades culturales, como llevarlos al Teatro UC y darles la oportunidad de hablar con los actores y conversar sobre el montaje de la obra y el guión. Otras veces, ir al cine a ver alguna cinta inspirada en un libro. “El secreto, siempre, es motivarlos. No sirve hacer la clase siempre frente a la pizarra. Por eso, es que un día pensé que una feria literaria podía ser una buena actividad para sacarlos de la sala de clase”, finaliza.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (55 votos, promedio: 4,53 de 5)
Cargando…

Leave A Comment