6 cosas que pueden hacer los padres para apoyar la educación de sus hijos y fortalecer su autoestima - Elige Educar

6 cosas que pueden hacer los padres para apoyar la educación de sus hijos y fortalecer su autoestima

Inicio » Padres y apoderados » 6 cosas que pueden hacer los padres para apoyar la educación de sus hijos y fortalecer su autoestima

6 cosas que pueden hacer los padres para apoyar la educación de sus hijos y fortalecer su autoestima

Un niño con alta autoestima se siente capaz, valorado, respetado y confiado. Un niño que valora sus propias capacidades aprende sin miedo a equivocarse y trabaja con esfuerzo para alcanzar sus metas. Por esto y otras razones un padre debe siempre preocuparse por fortalecer dicha autoestima, fomentando su estabilidad y salud emocional ¿Cómo?

Escrito por: Camila Londoño

abril 7, 2017

0

La autoestima es el punto más alto de lo que somos y el elemento que nos hace querernos y aceptarnos tal y como somos. Es la conciencia de nuestro propio valor y el espejo que nos muestra qué cosas nos hacen sentir bien de nosotros mismos. Dicha autoestima surge desde los primeros años de vida y es fundamental para el desarrollo de los niños. Del grado de autoestima que tenga un niño, dependerá el desarrollo de su aprendizaje a lo largo de la vida.

Un niño con autoestima alta se siente seguro, valorado, respetado y confiado, lo que le permite aprender sin miedo a equivocarse. Y aunque no es una asignatura que se aprende en el colegio, se construye a diario a través de las relaciones personales que se basan en la aceptación y la confianza. Tanto profesores como padres hacen parte fundamental de este desarrollo emocional y jamás deben ignorarlo pues de esta forma garantizan la formación de un niño sano a nivel emocional e intelectual. Y ¿qué pueden hacer los padres para fortalecer la conciencia positiva de sus hijos?

1. Planear actividades que se pueden resolver

Es importante que los niños tengan la posibilidad de desarrollar su máximo potencial, pero es importante no sobre exigirles. Hacerlo, significa poner a los niños en una situación de estrés constante donde el temor a no lograr algo les resta seguridad y se convierte en una constante. Lo ideal entonces sería planificar actividades que ellos puedan resolver de una forma exitosa.

2. Aceptar los errores

Equivocarse es parte esencial de los procesos de aprendizaje. Tener miedo a cometer errores es muy nocivo y puede convertirse en el factor número uno de una baja autoestima. Este temor limita la capacidad de riesgo y tiende a bloquear la capacidad creativa de los niños. Es importante aceptar con naturalidad las equivocaciones y hacerlas sentir como un hecho normal y nunca como un fracaso.

3. Valorar el trabajo y el esfuerzo

Para fortalecer la autoestima de los niños, los padres deberían conectarse con las necesidades emocionales de reconocimiento y valoración de sus hijos, especialmente cuando son muy pequeños. En palabras simples, deberían valorar constantemente sus trabajos y el empeño que pusieron en éstos. Nunca se debe reaccionar de forma negativa ante los resultados de un estudiante.

4. Apoyar, no criticar

Señalar con frecuencia los errores y criticar constantemente para corregir acciones, es uno de los factores que más promueven una baja autoestima. Los niños están formándose, madurando y por obvias razones les falta mucho para alcanzar “la perfección”. En ese sentido, lo correcto es apoyar sus acciones con los aciertos y desaciertos en lugar de desvalorizar sus capacidades pues ese será el mensaje que lo acompañará en el futuro. Poner énfasis en la dificultad de la tarea y no en la falta de habilidades, es una buena forma de hacerlo.

5. No comparar

Cuando comparamos, generamos un sentimiento de inferioridad en los niños. Un padre debe evitar entonces hacer comparaciones entre hermanos, primos o compañeros de curso (especialmente si es en público). Se puede valorar, reconocer el esfuerzo y enseñar sin comparar. Cada niño tiene sus propias capacidades y limitaciones por lo que comprar no cumple ningún objetivo saludable para el aprendizaje. De la mano con esto, es importante no ridiculizarlos un pequeño chiste a temprana edad puede marcar sin querer, la vida de una persona.

Ya lo mencionamos al inicio: todo lo que se consiga en este periodo de desarrollo físico, emocional e intelectual puede contribuir o perjudicar el aprendizaje de un estudiante a lo largo de su vida. Resulta indispensable entonces trabajar en función de una sana autoestima con pequeñas acciones que en un futuro podrán desembocar en grandes resultados.

Fuentes:

¿Quién dijo que era fácil ser padre? “Guía para ayudar a superar las dificultades de los niños en la edad preescolar”, Neva Milicic y Soledad López de Lérida.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (21 votos, promedio: 4,62 de 5)
Cargando…
2017-04-08T16:52:15+00:00 abril, 2017|Padres y apoderados|0 Comments

Leave A Comment