7 cosas que no sabías del Museo Nacional de Historia Natural y que puedes enseñarle a tus estudiantes

Inicio » Cómo aprenden los niños » 7 cosas que no sabías del Museo Nacional de Historia Natural y que puedes enseñarle a tus estudiantes

7 cosas que no sabías del Museo Nacional de Historia Natural y que puedes enseñarle a tus estudiantes

Para potenciar el conocimiento y encantar a tus alumnos con la historia del hombre y la naturaleza, no olvides visitar este increíble museo lleno de historias y curiosidades que motivarán a tus estudiantes.

Escrito por: Camila Londoño

marzo 28, 2017

3
Foto:

Expedia

El Museo Nacional de Historia Natural, ubicado en el Parque Quinta Normal (Santiago, Chile) es uno de los museos más antiguos de Latinoamérica. Con 11 Salas y una Biblioteca que exhiben trabajos de investigación de Zoología, Botánica, Paleontología, Antropología y Etnografía, es una pieza educativa clave para que niños y jóvenes se sumerjan en la fascinante historia del hombre y la naturaleza. Es un espacio rico en exposiciones y curiosidades que puedes utilizar para potenciar el conocimiento y captar la atención de tus estudiantes. Estas son algunas.

1. Sobre el edificio y su creador

La creación del museo se la debemos a Claude Gay, un botánico, naturista e historiador francés que llegó a Chile en 1828 con el fin de descubrir la flora y fauna del país. Gay fue contratado por el gobierno de José Tomás Ovalle y en septiembre de 1830 fundó el Museo Nacional de Historia Natural. Su propósito era conservar las principales producciones vegetales y minerales del territorio chileno. Más adelante, el francés emprendió un viaje que duró 10 años e incluyó lugares como la Laguna de Tagua Tagua, el valle de Colchagua, la región de Atacama, el Archipiélago de Juan Fernández, la Isla de Chiloé y la zona central del país. Sus observaciones a lo largo de la travesía fueron los primero estudios sobre flora, fauna, geografía y geología de Chile. Desde el año 1876, el museo se encuentra en un edificio de estilo Neoclásico que fue construido por el arquitecto francés Paul Lathoud para la Primera Exposición Internacional realizada en 1875 que mostró el desarrollo y la modernización de Chile a mediados del siglo XIX. Sólo hasta 1991, el edificio del museo fue nombrado Monumento Nacional.

2. La ballena

Desde hace 122 años, El museo es conocido como “El museo de la ballena”, básicamente por el esqueleto cetáceo de 15 metros que se encuentra en el Salón Central. La historia de esa ballena es la siguiente: en 1889 el animal se varó en Valparaíso y su esqueleto fue llevado en tren hasta la Estación Central. Después siguió su camino por carreteras hasta llegar finalmente al museo. Es, obviamente una de las atracciones principales del lugar.

3. El meteorito

En la primera Sala de los Orígenes, donde se muestra el origen del Universo con el Big-Bang, hay nada más y nada menos que un impresionante meteorito de 60 cm aproximadamente que cayó en Tal Tal en 1906.

4. “El Guardián”

En la Sala Mediterránea existe una de las cosas que más causa asombro: una réplica (el original lo conserva el museo en un laboratorio) de “El Guardian”, el cuerpo de un niños inca de ocho años que fue encontrado en la cima del cerro El Plomo. Según cuenta la historia, el niño murió en el ritual Capacocha, donde fue embriagado con alcohol de maíz para ser ofrendado al sol. Más tarde murió de hipotermia. Para el Inti Raimi (el año nuevo Inca), muchos indígenas llegan al museo para rendirle culto.

5. Aiyuso

En la Sala Zona Austral hay una canoa auténtica que los yaganes (pueblo indígena del archipiélago fueguino) llamaban “Aiyuso”. En ésta, los indígenas, parían a sus hijos y cuando les cortaban el cordón umbilical, los tiraban al agua para ver si sobrevivían. Era una técnica de supervivencia que usaban pueblos antiguos para no desperdiciar escasos recursos con los que no eran tan fuertes.

6. Paleontología y Taxidermia

En 2010, el museo se sometió a algunas modificaciones. Unas de las que más impactaron fueron las estaciones de trabajo de Paleontología y Taxidermia que se crearon. En éstas, se muestra en vivo cómo se descubren los fósiles y cómo se disecan los animales que se exponen en el museo.

7. El incendio de 5 años

En 1930, un grupo de colonos llegaron a la región de Aysén y crearon un incendio controlado para despejar algunos terrenos que se estaban repartiendo. El incendio se descontroló y duró cinco años. El humo llegó a el océano Atlántico y desde entonces nunca se pudo recuperar la flora y la fauna perdida. En la Sala Bosques Templados se encuentra un biorama que evidencia los desastres el hombre y da inicio a las exposiciones que cuentan la historia del Bosque Valdiviano, los de la Patagonia y los de Magallanes.

Rincones, salas, objetos y exposiciones interactivas permiten llegar a lo más profundo de la historia natural en un museo que invita a la valoración del patrimonio nacional y cultural de Chile. Con estos datos curiosos y muchos otros, niños y jóvenes comprenderán la importancia de la evolución, la diversidad biológica y la investigación científica.

¡Un lugar rico en conocimiento que todo docente debe aprovechar!

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (19 votos, promedio: 4,37 de 5)
Cargando…
2017-03-31T12:26:55+00:00 marzo, 2017|Cómo aprenden los niños|3 Comments

3 Comments

  1. Leslie Tapia
    Leslie Tapia marzo 30, 2017 at marzo, 2017

    Son muy buenas las notas!

  2. Ana María González enero 24, 2018 at enero, 2018

    Cuando era niña, mi papá solía llevarnos a este museo. Ahora llevaré a mi nieto y le contaré lo que acabo de leer, que me trajo recuerdos de esa época.

  3. Lorena Tasca
    Elige Educar enero 25, 2018 at enero, 2018

    ¡Nos alegra mucho leer esto, Ana! Nos cuentas cómo te fue y feliz semana.

Leave A Comment