Chica de 19 enseña robótica: “Las Barbies no sirven para nada”

Inicio » Actualidad » Chica de 19 enseña robótica: “Las Barbies no sirven para nada”

Chica de 19 enseña robótica: “Las Barbies no sirven para nada”

Aprendió a programar en segundo medio y hoy dicta talleres de robótica a escolares y profesores. Descubre más en la siguiente nota de LUN.

Escrito por: Fuente Externa

junio 2, 2017

1
Foto:

LUN

Aprendió a programar por internet y pulió su inglés viendo charlas TED. Tiene su propia ONG y sus robots de Lego son anzuelos para que niñas y niños se interesen por la tecnología.

Belén Guede tiene 19 años, pero podrías jurar que tiene 15. En los pasillos de la Facultad de Economía de la U. de Chile parece una escolar de visita. Habla con volumen bajo pero con entusiasmo; su pelo largo y liso a veces le cubre la cara. No insinúa todo lo que se trae entre manos.

“Siempre he estado metida en hartas cosas, no puedo quedarme quieta”, dice Belén, quien llega a la entrevista corriendo desde una escuela de liderazgo para mujeres. “Necesito nivelarme en cosas como política y en temas que a mí me preocupan, como la brecha de género que hay en los campos de ciencias”, explica.

Se crió en Puente Alto, fue a un colegio público que luego se convirtió en particular subvencionado. Aprendió sola a programar, a los 15 y viendo páginas en internet, y pronto se interesó en generar espacios para que otros tuvieran las oportunidades para aprender que a ella le costó encontrar.

“Yo no tenía nada cerca que tuviera que ver con lo que quería aprender. Y hay muchos niños más chicos que tampoco tienen esa oportunidad de conocer y darse cuenta de que tienen un abanico de opciones. Ahí me convencí de que tenía que hacer algo”.

-¿Qué te gustaba hacer cuando chica?

-Odiaba las Barbies. De hecho, mi madrina me regalaba Barbies y yo las tiraba al clóset. A mi hermano mellizo le regalaban autos a control remoto y yo decía: “¿Por qué no me pueden regalar algo como a mi hermano?”. Siempre tuve esos intereses, porque las Barbies no sirven para nada. Hasta que nos empezaron a regalar lo mismo. Agradezco mucho que mi familia no haya hecho distinciones de género entre mi hermano y yo cuando crecimos. Los dos teníamos autos o motos a control remoto y yo pasaba metida en el cuarto de herramientas de mi papá.

-¿Y en qué momento te metiste en la tecnología?

-Cuando estaba en segundo medio, quería aprender mejor inglés y empecé a ver charlas TED en internet. Y me pegó toda la movida del emprendimiento y la innovación. Me di cuenta de que los emprendimientos exitosos tienen base en la tecnología y se me hizo necesario.

El anzuelo

Belén no se quedó en la declaración de intenciones. Hoy es directora y fundadora de la ONG STEM Academy, voluntaria de Girls in Tech y Student Partner en Microsoft, todas organizaciones preocupadas de acortar la brecha de género en el mundo de la tecnología. Es mentora de los dos equipos chilenos que compiten en el mundial de robótica e inventó un programa para interesar a los niños en la tecnología. Todo, mientras cursa su segundo año de Ingeniería en Información y Control de Gestión.

“Es muy matea, siempre era la primera de la clase”, dice su madre, Mirna, conductora en el Transantiago. “Desde chica, a ella y a su mellizo les teníamos un computador y los dos pasaban metidos ahí. A ella le gustaba mucho, desde siempre. Ella es muy curiosa y le interesa de todo”.

Belén aprendió programación buscando en internet (ver recuadro). A los 17 se inscribió en un campamento de Conicyt llamado Chile Va. “Pero ya había aprendido todo lo que quería de internet”, cuenta la estudiante. “Mi mamá llegaba a las cuatro de la mañana del trabajo y cuando me veía en el computador, decía que yo no hacía nada. Después se dio cuenta de que estaba aprendiendo cosas”.

-¿Cómo se te ocurrió hacer talleres de robótica?

-Estaba en una disyuntiva de cómo ayudar a la gente más chica y fui a un evento que me marcó mucho, se llama YouthSpark y es de Microsoft. Ahí me recomendaron participar en los fondos para jóvenes. Me metí a la página y justo había un concurso que se llamaba Challenge for Change (desafío por el cambio). Postulé con la idea de hacer talleres en centros comunitarios.

La persona que le habló de esos fondos fue Jennifer Brooks, directora de Microsoft Filantropía en Latinoamérica. “Nuestro foco es empoderar a las jóvenes como Belén, a la cual los desafíos no la han detenido para lograr todo lo que ha imaginado. Ella está demostrando que las chicas tienen un espacio abierto para que participen en crear tecnología”, cuenta desde San Francisco, Estados Unidos.

El proyecto de Guede ganó la versión 2015 del concurso. No era tanto su interés en los robots como encontrar un elemento atractivo que funcionara como un anzuelo para atraer a los niños y pensó los robots educacionales que se arman con Legos. Invitó a otras cuatro personas que había conocido en eventos de tecnología y armaron las reuniones en la Biblioteca Municipal de Puente Alto.

“El premio nos sirvió para comprar dos de esos robots, que sirven para que los niños aprendan conceptos de matemática, ingeniería, programación y diseño, mirando la tecnología”, explica Belén. “Nos ayudó la rama de ingeniería de la U. Diego Portales. Llegaron unos 50 niños en tres sábados”.

-Después te moviste a otras comunas.

-Sí. En la Florida nos ganamos un fondo para ir a colegios a hacer laboratorios tecnológicos, que son una introducción a la programación en bloque. También fue con la idea del aprender haciendo. Los niños hacían una caja de seguridad contra intrusos. La pensamos como para que la hermana chica no les quitara las cosas; entonces, usaban un sensor de luz para que cuando la abrieran sonara una alarma.

Robots a carbón

Luego de la PSU, el grupo que hacía los talleres se disolvió. Ella pensó que no podía seguir sola: “Nos unimos con Bastián Palacios y fundamos STEM Academy. Formalizamos todo en Recoleta porque es una organización comunitaria. Recoleta tiene 19 liceos municipales y nos da un alcance alto. Tenemos el taller permanente en el liceo Valentín Letelier y capacitamos a profesores para (el programa) La Hora del Código”.

-¿Qué es lo que más te motiva?

-Primero, devolver la mano y segundo, hacer lo que me hubiese gustado que hicieran por mí. Es bueno que desde muy corta edad las personas entiendan que pueden hacer lo que les gusta, sin importar si son niñas o niños. Me interesa harto el tema del género y siento que puedo aportar.

-¿Por qué te llama la atención?

-Porque siento que las mujeres estamos subrepresentadas, ya sea en cargos altos de empresas, en política, en tecnología. Por eso soy feminista, porque creo que hay que cambiar las cosas.

-Eres muy joven y dedicas mucho de tu tiempo a enseñar.

-Sí, eso me lo han criticado harto.

En el taller para niños de La Florida, Belén y su grupo les enseñaron a construir una caja con sensor anti hermanas chicas.

-¿Por qué?

-Me preguntan por qué no me dedico a estudiar, a enriquecerme en conocimiento y avanzar con mi carrera. Y lo he pensado. Por ejemplo, me interesa el análisis de datos y no he podido aprender mucho porque no tengo tiempo.

-¿Ya no programas? ¿Se van oxidando esas habilidades?

-Lo que aprendí por mi cuenta se me ha ido olvidando. No puedo practicar, porque me dedico más a administrar, a levantar proyectos. Tengo que dejar algunas cosas de lado por otras.

-Cuéntame qué significa ser mentora en un equipo de robótica.

-Son competencias para estudiantes de primero a cuarto medio y yo participé cuando estaba en el colegio. La filosofía es que una vez que tú sales del colegio, vuelves como mentor para transmitir tus conocimientos.

-¿Qué tienen que hacer los robots?

-Depende del desafío. Un año fue enfocado en la época medieval, donde los robots tenían que pasar obstáculos y tirar unas bolas gigantes a las torres de los oponentes. Este año fue la era victoriana, usando vapor (carbón) como combustible.

-¿Te da el tiempo para tener vida personal?

-Sí, de hecho estoy pololeando. Él está en el equipo de robótica, nos conocimos por ahí. Me hago el tiempo. Hay veces que estoy muy ocupada, otras en que estoy todo el día acostada.

-¿Y en tu casa eres la que todos llaman si hay un problema?

-Tampoco soy tan techie . Si se cae internet, mando a mi hermano a arreglarlo.

Los recomendados de Belén para aprender en casa

“Todo depende de lo que uno quiera aprender, pero por estos sitios se pueden partir”, dice Belén Guede. “Lamentablemente hay mucho en inglés”. Estos son sus favoritos

Codeacademy.“Los cursos son súper didácticos, a tu ritmo, y con ejercicios luego de cada tema. se puede aprender HTML, CC y lenguaje de programación como JavaScript, PHP, Python, entre otros”

Microsoft Virtual Academy.“Una plataaforma gratuita con cursos acerca de programación, desarrollo, IT, ciencias de datos, y tecnologías Microsoft como Xamarin y Azure. A mi me gusta muchisimo, se pueden guardar cursos”

La hora de Código. “Tengo muy puesta la camiseta es una campaña a nivel mundial que incentiva la programación en los niños”

Scratch. “Para enseñar a los mas chicos, utilizamos código a través de bloques, que se extrapolan hasta cómo ellos programan en nuestros robots educacionales. En Scratch, hecho por el MIT (Instuto de tecnología de Massachusetts), se pueden crear juegos y animaciones. Cuando estaba en el colegio también lo use para crear un juego de etapas en un laberinto con las caras de algunos de mis compañeros y mi hermanao que me perseguia jajaja”

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (27 votos, promedio: 4,48 de 5)
Cargando…
2017-06-02T12:04:24+00:00 junio, 2017|Actualidad, Comunidad escolar|1 Comment

One Comment

  1. sb junio 3, 2017 at junio, 2017

    Interesante. Ojalá hallan mas chicas como ella. Lo único, si es en realidad la foto de ella, esos robots no son LEGO. Son de la marca VEX.

Leave A Comment