Colegios hospitalarios: cómo es educar cuando la salud de los alumnos está en riesgo

Inicio » Noticias » Colegios hospitalarios: cómo es educar cuando la salud de los alumnos está en riesgo

Colegios hospitalarios: cómo es educar cuando la salud de los alumnos está en riesgo

Escrito por: Mauricio Arias

julio 5, 2016

¿Qué ocurre con los alumnos que se enfrentan a enfermedades crónicas y no pueden asistir a clases? Visitamos el Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda para conocer el trabajo de los colegios hospitalarios de la Fundación Carolina Labra Riquelme, y el rol que cumplen los profesores en el proceso educativo de los estudiantes-pacientes.

.
.
Desde hace 18 años, la Fundación Carolina Labra Riquelme trabaja para darle continuidad al proceso de enseñanza-aprendizaje y la reinserción escolar y social de estudiantes-pacientes en 13 unidades educativas, 11 colegios hospitalarios y un Programa de Atención Educativa Domiciliaria (PAED).

Visitamos el colegio hospitalario del Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda, y conversamos con Cristián Marchant, coordinador pedagógico del establecimiento, para conocer más detalles sobre la labor que realizan los docentes en las aulas hospitalarias.
.

– ¿Cuáles son las modalidades de trabajo que ustedes implementan con los estudiantes-pacientes?

Hay 3 modalidades. La primera es con los niños que están hospitalizados pero que se pueden movilizar, por lo que asisten al colegio hospitalario junto a pacientes que tienen derivaciones médicas que les impiden ir a un colegio. La segunda es con estudiantes-pacientes que están en aislamiento, por lo que el profesor va a su sala. Por último, está la atención domiciliaria en la que un profesor va a la casa de los niños a hacer clases”.
.

– A partir de toda la experiencia que tienen como fundación, ¿cuáles creen que son las características que debe tener un profesor que se desempeña en una escuela  hospitalaria?

Lo primero es la sensibilidad. Uno se vincula con los niños, familia, médicos y terapeutas, por lo que es diferente el trabajo respecto de una escuela convencional. Aquí, nuestra labor está basada más que nada en el cariño que uno siente por los niños. Además, el profesor debe estar dispuesto al desafío de hacer clases en todos los niveles, así que tenemos ciertos perfiles de competencias laborales para cada tipo de establecimiento, y según el perfil de los niños que atiende”.
.

– ¿Y qué capacitación recibe ese profesor para ejercer en estos establecimientos?

“Los docentes que trabajan con nosotros se quedan luego de hacer su práctica, y así conocen qué es la pedagogía hospitalaria. Luego, cada uno se va moldeando gracias a la interacción con compañeros que llevan más tiempo, lo que se suma a las capacitaciones que hacemos internamente. También conseguimos que el hospital prepare cursos enfocados en los alumnos y sus diagnósticos. Otro elemento importante es el proceso de selección y reclutamiento, tanto de practicantes como docentes. Para eso nos enfocamos en 2 áreas principalmente: el ámbito técnico, donde se hace una selección por competencias, y una evaluación psicoafectiva, que es la más importante”.
.

– ¿Cómo incide en la recuperación del estudiante-paciente el ser parte de un colegio hospitalario?

“Son los médicos los que se dan cuenta de estas cosas. Como establecimiento, tenemos reuniones médicas donde se habla sobre los avances de los estudiantes, de cómo va su recuperación, y son ellos los que se encargan de retroalimentarnos. Por ejemplo, al principio yo tenía un estudiante que movía muy poquito un brazo solamente, pero terminó moviendo todo el tronco y dibujando. Los terapeutas también se dieron cuenta que había un cambio“.

– Son avances importantes…

“Sí, por supuesto. Imagina que hay niños que nunca tuvieron escolaridad, que solo han estado en una pieza, por lo que su repertorio de experiencias sensoriales y sociales está reducida a sus padres y médicos. Entonces, incorporar educación va mucho más allá de educar, es más que enseñar contenido”.
.

– ¿Qué opinan los apoderados de la labor de los docentes en los colegios hospitalarios?

En cuanto al PAED, los papás están felices. Desde 2012, hemos atendido a cerca de 120 niños, y a varios los hemos ayudado a reinsertarse  en colegios especiales o regulares. Lamentablemente, también tenemos una parte importante de niños que sabemos que no podemos reinsertar, que son niños que se comunican de forma no verbal y que se apoyan con equipos. Nosotros los apoyamos en sus domicilios, pero no somos profesores particulares, así que docentes, familias y niños ponemos mucho de nuestra parte para que funcione el programa”.
.

– ¿Qué aspectos de su experiencia podrían servirles a otros profesores, independiente del lugar en que trabajen?

“Quizás aprovechar más las instancias humanas y con mayor sentido en las escuelas regulares, y no centrarse tanto en las tareas y evaluaciones. Hay que agradecer que son niños sanos. Lo bueno de la pedagogía hospitalaria es que se genera un vínculo muy especial, y las familias lo agradecen, ya que sin ese vínculo es imposible realizar avances. Es maravilloso para un profesor ver que un médico que le ha dicho a los padres que es mejor “donar los órganos de su hijo, porque no hay vuelta atrás”, y después ver que ese niño pasa de curso y sigue aprendiendo. Además, la educación también les sirve para no pensar tanto en su enfermedad, y tratar de tener algo de ‘normalidad’ en su rutina”.

.
Estas experiencias docentes nos recuerdan lo importante que es trabajar colaborativamente y generar vínculos afectivos con los estudiantes para su proceso de aprendizaje. Además, nos ayuda a valorar lo que muchas damos por sentado, como es contar con salud para realizar nuestras actividades. ¡Comenta con nosotros el trabajo de los profesores de colegios hospitalarios!

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2016-09-28T18:19:47+00:00 julio, 2016|Noticias|Comentarios desactivados en Colegios hospitalarios: cómo es educar cuando la salud de los alumnos está en riesgo