De profesor a profesor: cómo redescubrir a diario ese sentimiento de realización personal - Elige Educar

De profesor a profesor: cómo redescubrir a diario ese sentimiento de realización personal

Inicio » Noticias » De profesor a profesor: cómo redescubrir a diario ese sentimiento de realización personal

De profesor a profesor: cómo redescubrir a diario ese sentimiento de realización personal

Escrito por: Leslie Tapia

julio 8, 2016

Contrario a lo que algunos piensan, ser profesor no es fácil. No sólo porque las condiciones de ejercicio no son las óptimas, sino porque, en sí mismo, enseñar es altamente complejo y desafiante. La mezcla de todo eso puede nublar día a día el ímpetu y las ganas que te motivaron a elegir ese camino de ser profesor. ¿Cómo trabajar día a día en pequeñas cosas que logren avivar esa vocación? Les compartimos el interesante artículo escrito por el profesor, escritor y speaker motivacional Allen Mendler:
.
.

Redescubriendo tu sentimiento de realización personal como profesor
.

Por Allen Mendler

.
Algunos años atrás, mi esposa, que trabajaba como coordinadora de educación especial, le aconsejó a un hombre joven y brillante que se retirara de la profesión docente. Se trataba de un maestro adecuado, pero simplemente no podía disfrutar su trabajo. Sus clases eran poco inspiradoras, frecuentemente era sarcástico con sus estudiantes y se iba lo más rápido posible de la escuela al final de la jornada escolar. Cuando le preguntaban qué es lo que más le gustaba de su trabajo, no había más razones que se le ocurrieran aparte de la seguridad laboral. En su tiempo libre, este hombre pasaba muchas horas feliz arreglando cosas en su garaje. Luego de recibir orientación y tras profunda reflexión, decidió dejar de enseñar y terminó convirtiéndose en un vendedor de productos de construcción extraordinariamente exitoso, llegando a abrir su propio negocio. Hasta el día de hoy agradece a mi esposa por impulsarlo a encontrar lo que él realmente quería hacer y realizarlo.

Si estás permanentemente sintiéndote insatisfecho como profesor y ya lo llevas sintiendo por un buen tiempo, quizás también deberías buscar algo diferente. No hay motivo para avergonzarse por encontrar algo que te haga realmente feliz y productivo – después de todo, la vida es corta. Sin embargo, puede ser que baste con sólo algunos cambios pequeños en cuanto a tu comportamiento y tu actitud para cambiar radicalmente el escenario.

Para la mayoría de los profesores que no se sienten infelices, el centro del problema y de la insatisfacción consiste en una combinación de políticas necias, de estudiantes  desmotivados y con mala conducta, sumado a directivos, colegas y padres poco comprensivos.

No obstante, si estás comprometido con seguir siendo profesor y quieres agregar más alegría a tu trabajo, el manual para el trabajador ofrecido por el Pike Place Fish Market de Seattle puede ser un muy buen punto de partida. Una versión adaptada es lo que viene a continuación:

¡Juega!

Tal y como los atletas de elite que, aparte de ser talentosos en lo que hacen, también disfrutan su profesión. Los profesores que se sienten satisfechos son aquellos que encuentran maneras de disfrutar lo que hacen y crean sus propias maneras de divertirse. Busca maneras en las que puedas inyectar diversión  en cada actividad que hagas enseñando. Imagínate que estás jugando y riendo con tu mejor amigo; búrlate de ti mismo. Canta cuando le llames la atención a algún alumno. Ríete con ellos. Disfruta sus extraños altibajos. Goza con su juventud, sueños e ingenuidad. No los tomes ni a ellos ni a ti mismo demasiado en serio.

Comprométete a ser una fuerza positiva

Esfuérzate para conseguir que quienes tengan contacto contigo les agrade estar a tu alrededor, pero no te agobies si esto no sucede. Puede ayudarte si piensas en un lugar donde te encanta estar. ¿Qué es lo que hace que quieras estar ahí? ¿Cómo actúan las personas allí? ¿Qué cosas dicen o hacen que hace que quieras estar alrededor de ellas? Desafíate a ti mismo para ser como una o más de esas personas, por lo menos por dos semanas consecutivas, enfocando tus acciones y tu actitud en aquellas personas cuyas actitudes te molestan, y mira lo que sucede.

Tienes que “estar ahí”

Practica estar completamente presente en el momento; físicamente, emocional y mentalmente. Ayer ya pasó y mañana aún no sucede, entonces todo lo que tenemos es el ahora. Enfoca cada día como un nuevo comienzo, especialmente con aquellas personas con las que probablemente no elegirías pasar tiempo en tu vida diaria. Aunque parezca difícil, intenta tener en mente que aquellos que te están volviendo loco, están probablemente luchando más que tú para sentirse bien con ellos mismos y con lo que están haciendo. Más importante aún es “estar ahí” para ti, apreciando lo que haces, incluso en los días en los que a nadie más le pareciera importar tu labor. Mantén un diario de las cosas que hiciste para beneficiar a un alumno, colega o apoderado, aunque nunca nadie vaya a darse cuenta.

Decide cómo quieres ser

¿Le sonríes a un alumno cuando entra tarde a la clase o lo regañas? ¿Te ríes o gritas cuando un estudiante te pone un apodo? ¿Agradeces o discutes con el equipo directivo cuando te da una retroalimentación que no te agrada? Los lentes por los cuales miramos la vida determinan lo que vemos y afecta el cómo reaccionamos. Escoge el color de lentes que te lleven a resultados que tú prefieras. Para eso, considera el siguiente experimento: durante el próximo mes, conviértete en un actor por al menos una hora al día. Trata de que cada curso pueda presenciar tu actuación al menos una vez a la semana. Durante esta hora, actúa como si trabajaras en la escuela más grandiosa que haya existido, con colegas y administradores fabulosos, con políticas con las que estés de acuerdo, que tenga un currículo completo y desafiante y alumnos que estén motivados por aprender y dispuestos a comportarse. Camina con extra entusiasmo en cada paso y con una actitud acogedora, incluso si no te sientes así. De hecho, no esperes que esto se sienta natural desde un comienzo. Piensa en la primera semana como una especie de ensayo. Como los actores que tienen que poner distintas caras cuando interpretan un personaje -sin importar cómo se sientan- haz que éste sea tu objetivo durante este tiempo ¡para ser el Brad Coope o la Reese Witherspoon de la pedagogía!

.

Tu retroalimentación siempre es bienvenida. Especialmente si eres un profesor que ha encontrado un camino de vuelta a la profesión docente a pesar de todos los obstáculos. Por favor, compártenos tus pensamientos.
.

.
Nota del editor Edutopia.org:
Este post es una adaptación de los libros de Allen Mendler “When Teaching Gets Tough” (“Cuando enseñar se vuelve duro”) y “The Resilient Teacher
 (“El profesor resiliente”).

Fuente:  Rediscovering Your Fulfillment as a Teacher – Edutopia.org
Traducido por: Stephanie Wevar, Estudiante de Pedagogía en Inglés y Alemán – UMCE.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 2,00 de 5)
Cargando…
2016-10-31T16:17:40+00:00 julio, 2016|Noticias|Comentarios desactivados en De profesor a profesor: cómo redescubrir a diario ese sentimiento de realización personal