“Jueguen”: el consejo de una profesora para los docentes que están en vacaciones - Elige Educar

“Jueguen”: el consejo de una profesora para los docentes que están en vacaciones

Inicio » Mejora docente » “Jueguen”: el consejo de una profesora para los docentes que están en vacaciones

“Jueguen”: el consejo de una profesora para los docentes que están en vacaciones

¿Cómo el juego puede convertirse en una herramienta de desarrollo profesional en periodo de vacaciones? Esta profesora lo explica desde su experiencia personal.

Escrito por: Camila Londoño

julio 19, 2019

0
Foto:

Thrillist

En una búsqueda por el perfeccionamiento y la mejora profesional durante las vacaciones, Elena Aguilar, profesora y colaboradora de Edutopia, quería profundizar en cómo cultivar la resiliencia en ella y en otros. Así encontró un libro llamado Juega del autor Stuart Brown. En su libro, Brown hablaba del juego desde la investigación, destacando el potencial de esta actividad. El aumento de la felicidad, la capacidad de innovación y el desarrollo de habilidades, son algunos de los puntos que descubrió Elena en su lectura. Además, el valor del juego en la supervivencia evolutiva y el rol que cumple a la hora de esculpir el cerebro para permitirnos aprender y ser más resistentes. Los datos del autor, basados en la ciencia, le dieron a esta profesora claves importantes de la importancia del juego y muy pronto descubrió algo que es obvio, pero que muchas veces olvidamos: todos deberíamos jugar más.

via GIPHY

Mucho antes de terminar el libro, la profesora tomó una decisión: salió a jugar con su hijo de 10 años.

“Era un hermoso y caluroso domingo por la tarde y sugerí que hiciéramos una guerra de agua y después de un momento, en el que estoy segura de que mi hijo se preguntó qué tipo de fuerza alienígena se había apoderado de su madre (mi comportamiento era inusual), tomó los juguetes con entusiasmo y explicó las reglas. Y durante la siguiente hora, mientras nos mojábamos, hubo algunos momentos maravillosos en los que perdí la noción del tiempo y me deleité con el propósito de la actividad (y también hubo algunos en los que analicé intelectualmente lo que estábamos haciendo. Lo admito). Después de que estábamos empapados y cansados, encontramos un lugar sombreado, bebimos limonada y le leí El Principito en voz alta. Me sentí muy feliz y relajada por la noche”, cuenta Elena al relatar su experiencia de juego.

via GIPHY

“Cuando dejamos de jugar, dejamos de desarrollarnos, y cuando eso sucede, las leyes de la entropía toman el control: las cosas se deshacen … Cuando dejamos de jugar, empezamos a morir”, escribe Brown en su libro.

Esta frase despierta el interés de Elena y asociado a esto, el hecho de que, según se explica en el libro, existe algo llamado “déficit de juego”. Entonces, la profesora, basada en algunas de las cosas que explica el autor, hace una invitación a los profesores para que usen el juego como herramienta de desarrollo profesional en vacaciones. En una definición más formal, el juego no debería tener un propósito más que el juego en sí mismo y en ese sentido, Elena sabe que hay algo contradictorio en convertir esta actividad en desarrollo profesional. Sin embargo, está segura de que los beneficios son enormes y afirma que especialmente para aquellos que no pueden dejar de lado la necesidad de desarrollarse personal y profesionalmente, el juego puede ser útil.

via GIPHY

Pero, ¿cómo jugar?

Brown habla de las “personalidad de juego”, entonces, lo primero que aconseja Elena es identificar la personalidad de cada uno. Las categorías son: el bromista, el kinestésico, el explorador, el competidor, el director, el coleccionista, el artista o creador y el contador de historias. Estas categorías evidencian que hay muchas formas de juego y que muchas de estas pueden ser tanto en conjunto, como en solitario. Cocinar, recolectar conchas de mar, hacer jardinería, bailar y otras actividades en las que nos desconectamos, también pueden ser consideradas juego. Es tan simple como encontrar aquellas cosas que disfrutamos ahora o aquellas que disfrutábamos al ser niños.

“Hay muchas formas en que podemos jugar, tanto organizadas como no organizadas, estructuradas y no estructuradas. Yo me he inscrito en un curso de fotografía en línea que promete ser muy divertido. La fotografía es algo que siempre disfruto”, comenta Elena. Entender el juego de esta manera, como un pasatiempo y no sólo como una actividad infantil, puede ser la mejor manera de no dejar esta actividad de lado. No dejarla de lado para desarrollar y aprender nuevas cosas útiles para la vida y el aula. Sólo así, la teoría de Brown –cuando dice que “las cosas se deshacen cuando dejamos de jugar”– se puede revertir.

via GIPHY

Conoce los beneficios científicos del juego entrando a esta nota. 

Fuentes:

Edutopia

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…
2019-07-19T15:13:51+00:00 julio, 2019|Mejora docente|0 Comments

Leave A Comment