¿Prohibir las tareas o no prohibirlas?: Una pregunta incorrecta - Elige Educar

¿Prohibir las tareas o no prohibirlas?: Una pregunta incorrecta

Inicio » Noticias » ¿Prohibir las tareas o no prohibirlas?: Una pregunta incorrecta

¿Prohibir las tareas o no prohibirlas?: Una pregunta incorrecta

Escrito por: Leslie Tapia

julio 21, 2016

A propósito de la discusión del proyecto de ley para prohibir las tareas, les compartimos esta interesante reflexión del profesor norteamericano Maurice J. Elias , Director del Laboratorio de Desarrollo Socioemocional y del Carácter de la Universidad de Rutgers (New Jersey). En el país norteamericano también se ha discutido este tema ¡Mira la interesante visión de este investigador al respecto!

.
.
En mi opinión, la pregunta real debería ser “¿qué creemos
que debería pasar después de que finaliza el día de escuela para ayudarnos a asegurar que los estudiantes retienen lo que aprendieron y están preparados para aprender más?” Cualquier respuesta con la palabra “tarea” en su nombre -como “tarea para la casa”- normalmente no se va a cumplir con avidez y entusiasmo por los estudiantes.

Idealmente, queremos niños que entiendan que siempre están aprendiendo. Que entiendan que en la escuela nos referimos a ellos como “estudiantes”, pero que afuera, como niños, ellos siguen aprendiendo. Por lo tanto, no tiene sentido siquiera anunciar una política de “no tareas” en una escuelas. Eso envía el mensaje erróneo. La política debiera ser “No a las tareas que son una pérdida de tiempo, rutinarias, repetitivas, que carecen de instrucciones o de aprendizajes claros”.

Una estrategia realista para las tareas podría ser la elección de un tema principal para el primer día de escuela y las primeras reuniones de apoderados. Pero además debiera ser reflejo de una política escolar y no simplemente relacionarse a la situación individual de cada maestro y a su teoría del aprendizaje de los estudiantes. Otra ventaja de este manera de abordar las tareas es que permite asegurarse de que cada uno de los estudiante no se encuentre de manera inadvertida sobrecargado por lo que le demanda un profesor que, a su vez, puede no estar al tanto de lo que otro docente le están pidiendo al mismo tiempo. Esta es una preocupación principalmente en las escuelas medias (o liceos).

.
Actividades en el hogar que son muy importantes

Los niños deben ser alentados a leer, escribir, ejercitar matemáticas, entender mejor cómo funciona el mundo alrededor de ellos en términos de cívica, ciencias, y artes, y -por supuesto- desarrollar sus habilidades sociales y su inteligencia emocional. Este estimulo debe ser parte del día-a-día de una familia fuera de la escuela, y la escuela debiese – con un lenguaje apropiado- ser para las familias una guía para poder llevarlo a cabo. Para algunos niños, una guía especializada será necesaria, y esto, también debiera ser entregado de manera proactiva a los padres.

Algunos padres seleccionarán programas focalizados o experiencias después de la escuela para ayudar a fomentar el aprendizaje de sus hijos en una o más de las áreas antes mencionadas. Para promover la equidad dentro y fuera de las escuelas, las comunidades deben pensar en cómo hacer que este tipo de experiencias esté a disposición de todos los niños y sean de alta calidad, sin gastos desproporcionados o poco realista para las familias.

Por supuesto, algunos maestros tendrán ideas concretas, creativas, sobre cómo mejorar el aprendizaje en casa, en el contexto de determinadas unidades de estudio en la escuela. Tal vez lo que necesitamos es una nueva palabra para todo esto. En lugar de “Tareas”, ¿qué hay de “aprendizaje continuo” o “actividades de crecimiento en curso?

.
Los padres haciendo su parte

Por último, el aprendizaje de los estudiantes podría ser enormemente potenciado en gran medida escuelas que tienen una postura clara sobre el apoyo a los padres. Mi colega Yoni Schwab y yo hemos escrito sobre la importancia de los padres centrados en la crianza como una prioridad, en base al trabajo en  escuelas con problemas educativos (Elias, M. J., y Schwab, Y., 2004).

Aspectos de apoyo a los padres que podrían ser alentados por las escuelas incluyen talleres, noches familiares, e instancias de discusión sobre las formas de promover:

  •          El desarrollo socio-emocional y del carácter de los niños
    .
  •          La necesidad de padres que dediquen más tiempo a interactuar directamente con sus niños de manera agradable.
    .
  •         Padres mostrando visiblemente lo mucho que valoran la importancia de la educación y el esfuerzo.
    .
  •         Padres monitoreando el uso y la exposición de medios tecnológicos y sus hijos.
    .
  •         El “Aprendizaje continuo” en tantas oportunidades posibles durante las rutinas diarias del hogar.
    .

Por encima de todo, las escuelas deben recordar a los padres nunca perder la oportunidad de la hacer entender a sus hijos el valor de las relaciones personales, el apoyo, el cuidado y la diversión. Ese es la “tarea para la casa” más importante de todas.

.
Y tú, ¿qué opinas respecto a este tema? ¿Crees que hay que prohibir las tareas mediante una ley? ¡Comenta y comparte!

.

Fuente: Homework vs. No Homework Is the Wrong Question –  Maurice J. Elias – Edutopia.org
Referencias: Elias, M. J., and Schwab, Y. (2004). What About Parental Involvement in Parenting? The Case for Home-Focused School-Parent Partnerships. Education Week, 24 (8), 39,41
Traducción: Victoria Cifuentes, Estudiante de Pedagogía en Inglés – USACH

 .

.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
2016-09-29T16:06:18+00:00 julio, 2016|Noticias|Comentarios desactivados en ¿Prohibir las tareas o no prohibirlas?: Una pregunta incorrecta