¡Recreos más largos! - Elige Educar

¡Recreos más largos!

Inicio » Noticias » ¡Recreos más largos!

¡Recreos más largos!

Escrito por: Administrador Elige Educar

septiembre 26, 2016

¿Qué opinan sobre el tiempo destinado a los recreos escolares? Una nota escrita por la Terapeuta ocupacional experta en pediatría Angela Hanscom, en Edutopia, explica que a mayor tiempo de receso, mejor es el desarrollo de los niños. La profesional dice que con una hora de recreo las escuelas ayudan a los menores a desarrollarse a través del incremento de juegos, del aprendizaje social y emocional, y de una adecuada regulación física. A continuación compartimos el artículo de Angela.

.

La especialista cuenta su historia como voluntaria en el colegio de su hija:

“Aquí vienen”, me dice la profesora con una sonrisa cansada. Los niños ya están de regreso luego del recreo. Se siente el eco de voces excitadas desde el pasillo. Decidí ser voluntaria en el colegio de mi hija durante las tardes porque estaba deseosa de ver su carita sonriente. Vi atentamente hacia la puerta cómo los niños entran. Su energía dentro de la sala de clases es casi palpable. A pesar de que los niños son informados de tomar asiento rápidamente, tardan 10 minutos exactos hacerlo. Se les recuerda sacarse sus chaquetas, que ya no pueden ir al baño y que deben sacarle punta a los lápices. Hay niños hablando entre ellos, algunas risitas nerviosas y unas cuantas demostraciones alborotadas de cariño entre algunos.

Al rato, la profesora me confidencia: “No lo entiendo ¡Creo que los niños tienen más energía luego de haber tenido el recreo! A veces me cuestiono si realmente vale la pena el receso”.

Con la experiencia de Angela Hanscom, en Estados Unidos generaron la propuesta relacionada al tiempo de los recreos:

Escasez de recreos cortos: Muchos profesores reportan que el período luego del recreo es el momento de transición más difícil del día. Los niños suelen estar tan alterados que es difícil mantenerlos enfocados en las clases. Algunos profesores confiesan que usan técnicas especiales para calmarlos y re-conectarlos, tales como atenuar las luces o reproducir música suave en la medida que reingresan a la sala. Mientras estas estrategias resultan dignas de imitar para mitigar el caos, la prevención de episodios de actividad amplificada que se produzcan en el primer lugar puede llegar a ser el más beneficioso. Para hacer eso, se necesita permitir un alargamiento del recreo. ¿Es posible sugerir enérgicamente al menos una hora?

Es increíble cómo una cantidad adecuada de recreo (o falta de éste) puede afectar directamente la habilidad de los niños de poner atención, de autorregularse, de socializar inteligentemente, y de manejar habilidades de aprendizaje más complejas. Podemos tratar de apretar estas pausas breves aquí y allá, pero no tendrá los mismos efectos o, para este caso, incluso el mismo potencial.

Aquí van tres razones de por qué es preciso tener recreos que duren una hora:

Juego Creativo: Las sesiones de receso que duran al menos una hora tienen el potencial de fomentar el juego creativo. Muchos centros de educación infantil hacen hincapié en la importancia de grandes bloques de tiempo (45-60 minutos) para el juego durante todo el día y, así, ayudar a los niños a desarrollar habilidades para resolver problemas que requieren persistencia y compromiso. Algunas observaciones a través de nuestro programa de campamento de verano demuestran consistentemente que se necesita un promedio de 45 minutos de juego libre de los niños antes de sumergirse profundamente en esquemas de juego más complejos y evolucionados. Se requiere tiempo para que los niños averigüen quién van a jugar, lo que van a jugar, cuál será la función de todos, y finalmente, ejecutar su plan. Si el recreo dura sólo 15-20 minutos, los niños están recién averiguando quién van a jugar y lo que van a hacer antes de que suene la campana y el recreo ya ha terminado. Muchas veces esto permite la existencia de pocas (si los hay) oportunidades de juego imaginativo.

Desarrollo social y emocional: En los últimos años, los niños han exhibido más problemas para leer las señales sociales, lo que demuestra la empatía y la socialización efectiva con sus compañeros. Las escuelas han creado “grupos de habilidades sociales”, especiales para ayudar a combatir este problema. Sin embargo, estas reuniones dirigidas por los adultos que hacen hincapié en juegos de rol están limitados en su aplicabilidad. Los niños aprenden las habilidades sociales mejor a través de escenarios de la vida real y se juegan oportunidades con sus compañeros. Ellos aprenden rápidamente que el lloriqueo no funciona con los amigos y que no siempre consiguen lo que quieren. Para aprender habilidades sociales eficaces, los niños necesitan muchas oportunidades para dedicarse libremente con otros niños. El receso, si dura lo suficiente, logra ofrecer un ambiente ideal para practicar estas habilidades.

Regulación física: los niños requieren más de 20 minutos de juego libre activo con el fin de regular sus cuerpos y prepararse para el aprendizaje. De hecho, la primera vez que dejas a los niños al aire libre, sus experiencias iniciales de movimiento van a aumentar sus niveles de actividad. De acuerdo con la libro de Eric Jensen “Enseñando con el cerebro en mente” (en inglés, Teaching With the Brain in Mind), “un breve receso despierta a los estudiantes y puede dejarlos hiperactivados y menos capaces de concentrarse”. Los niños se benefician de una sesión de receso prolongado (aproximadamente una hora de duración), ya que le da a sus cuerpos tiempo para regular el movimiento y llevar su nivel de actividad hacia abajo de nuevo.

Un llamado al juego activo

Seamos realistas: las sesiones actuales de recreo de 20 minutos no son lo suficientemente largos. En sólo 20 minutos no se permitirá a los niños a profundizar en sus mundos imaginarios o crear esquemas de juego más elaborados. No es tampoco tiempo suficiente para que los niños practiquen habilidades sociales efectivas, algo que falta en esta era de la tecnología. Y un corto receso no dejará que los niños a regular sus cuerpos para prepararlos para las experiencias de aprendizaje de nivel superior.

Si tan sólo hiciéramos nuestras sesiones de recreo un poco más largas, probablemente veríamos cambios significativos en el comportamiento de los niños, en aspectos como la atención que prestan, e incluso la creatividad. La escuela primaria de Swanson en Auckland, Nueva Zelanda es un ejemplo perfecto de dar a los niños más tiempo y libertad en el recreo, y de los muchos beneficios que ésta vio como un resultado.

Análisis de este tipo son fundamentales para definir cómo los profesores pueden mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus estudiantes. Los docentes tienen claro que los recreos cortos, al final, son perjudiciales para los alumnos, pero al mismo tiempo es muy poco probable que los puedan dejar libres en el patio una hora porque se retrasarían en la planificación de clase que han hecho para el día. Por lo mismo es que algunos, conscientes de la importancia del receso, les dan tiempo en el aula de continuar “jugando” de forma un poco más estructurada que en el patio y así no comenzar de inmediato la clase. También le aconsejan a los padres dejar a los niños que jueguen libremente y que estos no vean el juego como una pérdida de tiempo. ¿Qué les parece a ustedes esta discusión sobre el tiempo del recreo escolar? ¡Comparte y comenta en la comunidad de Elige Eduar!

Fuente: Longer Recess, Stronger Child Development
Traducción: Claudia Reyes, Estudiante de Pedagogía en Inglés – UMCE.

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…
2017-02-22T16:04:43+00:00 septiembre, 2016|Noticias|Comentarios desactivados en ¡Recreos más largos!