Vivir la matemática: la premisa de este jardín infantil ubicado en el sur de Chile - Elige Educar

Vivir la matemática: la premisa de este jardín infantil ubicado en el sur de Chile

Inicio » Cómo aprenden los niños » Vivir la matemática: la premisa de este jardín infantil ubicado en el sur de Chile

Vivir la matemática: la premisa de este jardín infantil ubicado en el sur de Chile

Se llama Ala Ala Hueñi y ahí conviven 17 niños que todos los días aprenden conceptos científicos mientras recolectan papas u ordenan sus juguetes.

Escrito por: Lorena Tasca

octubre 11, 2019

0
Foto:

Cortesía de Fundación Integra

En Chonchi, una ciudad muy alejada y ubicada en la Región de Los Lagos -al sur de Chile-, específicamente en la Isla Grande de Chiloé, está la Sala Cuna y Jardín Infantil Ala Ala Hueñi de Fundación Integra. Un espacio en el que la educadora y directora Andrea Cárdenas desarrolla, desde el año 2013, un proyecto educativo en el que todos los niños y niñas viven la ciencia y la matemática.

La directora Andrea Cárdenas

La directora Andrea Cárdenas

“Surgió porque se observó el interés de los niños y niñas en la ciencias ya que nuestro Proyecto Educativo Institucional (PEI) es: ‘conociendo y experimentado el mundo de las ciencias’. Vimos que era interesante, novedoso y atractivo. Tomamos la teoría del aprendizaje de Jerome Bruner, el cual plantea que niños y niñas aprenden a través del descubrimiento guiado. Esa exploración que realizan los alumnos es a través de la motivación en la búsqueda del asombro, la experimentación, y la curiosidad. Y en ese proceso, el docente debe entregar el material adecuado, para dar significado a sus aprendizajes”, cuenta Andrea.

Para el desarrollo de este proyecto es clave que las familias se involucren.

Andrea, directora de Ala Ala Hueñi desde el año 2012, explica que la ciencia y la matemática pueden estar en todo, y por esta razón el jardín impulsa talleres educativos con las familias cada tres meses. En esos espacios se explica a los padres cómo lograr que los niños pongan cubiertos en la mesa para que toda la familia coma. Esta actividad es un gran ejercicio matemático, pues los niños deben encontrar la manera de que tenedores, cucharas y cuchillos, calcen con el número de comensales y así continúan desarrollando los conceptos aprendidos fuera del jardín y con sus familiares.

En el jardín también se impulsa a los estudiantes a recolectar materiales de su entorno, como papas chilotas o frutas de temporada. Y en estas tareas, el acompañamiento de padres y madres es clave, especialmente en un contexto en que la mayoría de los padres son pescadores, recolectores de mariscos y en algunos casos, tienen carreras técnicas. Según cada realidad, se entregan tareas sencillas con la intención de que la familia esté siempre involucrada con el aprendizaje de sus hijos.

Tanto es el compromiso con este proyecto, que la directora también trabaja en la sala de clases.

Imagen de la directora Andrea en la Sala de Clases

La directora Andrea en la sala de clases

“Soy de la provincia de Osorno, Región de Los Lagos. Llegué a la Fundación Integra en el año 1997 y estuve hasta 2011 como Coordinadora Pedagógica, con tres establecimientos pequeños a mi cargo. Y ahora, como directora de este jardín, parte de mis funciones son estar también en la sala de clases”, cuenta Andrea.

Para lograrlo, ella ha tenido que planificar de forma anticipada, priorizando cada uno de los núcleos de aprendizajes en conjunto con las agentes educativas, personas involucradas en la atención integral de niños y niñas menores de cinco años. Su intención es estar siempre presente para guiar, no sólo a las educadoras, sino a los niños.

“¿Qué sucede cuando…? ¿Qué pasa si…? Estas son algunas preguntas claves en este proyecto que establecimos, centrados en lo científico. Pero son cosas que siempre generamos a través del juego. Es importante entenderlo y hacerlo porque en todos lados vemos matemática, es un lenguaje universal y se produce la transversalidad con todos los núcleos pedagógicos de las bases curriculares de la educación inicial. Por ejemplo, los niños suelen ordenar elementos o juguetes de la sala, luego los clasifican por características como colores, tamaños, textura. En la casa pueden clasificar y ordenar su ropa, zapatos, juguetes, las cucharas grandes y pequeñas. Así se crean las primeras estructuras conceptuales de las matemáticas y se desarrolla la metacognición”, explica.

Esa intención de siempre estar en movimiento para aprender conceptos matemáticos, se relaciona bastante bien con el significado de Ala -Ala Hueñi, que en lengua Huilliche -una variante del mapuche- significa Corran Corran niños. Y así, siempre en movimiento, más de 17 niños están jugando, aprendiendo y viviendo cada concepto matemático en sus primeros años de vida.

Si te gustó el trabajo de este jardín, puedes revisar cómo trabajan las emociones a través de la carpintería en este establecimiento. 

 

 

 

Fuentes:

 

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA NOTICIA?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 3,75 de 5)
Cargando…
2019-10-14T11:26:05+00:00 octubre, 2019|Cómo aprenden los niños|0 Comments

Leave A Comment